La durísima conversación de Dani Alves con Leo Messi

stop

El delantero argentino pidió explicaciones a su compañero sobre su inminente fichaje por la Juventus

Dani Alves, durante un partido con el Barça | EFE

31 de mayo de 2016 (19:40 CET)

Dani Alves ha sido uno de los mejores socios de Leo Messi en el FC Barcelona. En el campo, donde se han compenetrado perfectamente, y en el vestuario. Hace un año, el astro argentino se posicionó abiertamente a favor de la continuidad del defensa brasileño. En los últimos días, el 10 también ha expresado su deseo de que Alves siga en el Barça, pero lo ha hecho en privado. En una durísima conversación que no tuvo el final feliz que deseaba Leo.

Messi se quedó perplejo cuando Alves le comunicó que dejaría el Barça a final de temporada y que ficharía por la Juventus. El delantero le pidió que recapacitara sobre su decisión, que no se precipitara, y le pidió que le ayudara a ganar más títulos en el Camp Nou. El brasileño escuchó pero argumentó su postura.

Alves dejó claro a Messi que no se va por problemas deportivos y ensalzó el buen ambiente del vestuario azulgrana. También recalcó que había sido muy feliz en el Camp Nou. Sin embargo, le expresó su malestar con el comportamiento de la junta directiva y recordó los problemas que tuvo hace un año para renovar su contrato. También le comentó que hace dos años Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo, le puso en el mercado.

Tres años en Italia

Messi, según ha podido saber GOL, le pidió que se olvidara del pasado y le recordó que él también tuvo sus diferencias con la directiva. Y le recomendó que mirara al futuro. Alves, entonces, le contestó que en la Juventus cobrará más y que la vida del deportista es muy corta.  El lateral valoró que el campeón de Italia le ofreciera un contrato por tres temporadas. En el Barça sólo tiene garantizado uno más.

La discusión duró unos minutos. En algunos instantes, los dos jugadores elevaron el tono, aunque siempre en un clima cordial. Messi pasó de la sorpresa a la decepción. Alves, por su parte, tiene muy claro que su futuro está lejos de Barcelona. Sólo una nueva mejora salarial podría evitar su marcha.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad