La cláusula de Iniesta que la lía en el Barça

stop

El capitán culé impone una condición en su nuevo contrato

Andrés Iniesta no se olvida de su ex compañero | EFE

25 de septiembre de 2017 (14:17 CET)

Josep María Bartomeu no consigue terminar de estabilizar la situación del FC Barcelona y sigue teniendo dos frentes abiertos de mucha gravedad en el seno de la plantilla azulgrana. Leo Messi no quiere oficializar su renovación hasta que no pase la moción de censura planteada por Benedito, y Andrés Iniesta está lejos de llegar a un acuerdo para extender su contrato.

Pese a las declaraciones realizadas por el presidente barcelonista –rápidamente desmentidas por el capitán azulgrana- de que había un principio de acuerdo con Iniesta, la realidad es que sus posturas todavía están muy alejadas.

El de Fuentealbilla sigue sin tener claro que su rol vaya a ser igual de importante a lo largo de la temporada con Ernesto Valverde y además exige una revisión de su ficha acorde a su influencia dentro del equipo.

En las últimas semanas, además, ha querido fijar una clausula que la directiva culé no quiere incluir en el acuerdo. La de su libertad bajo unas condiciones muy específicas.

Carta de libertad a su elección

El FC Barcelona ha propuesto a Iniesta un papel similar al ofrecido a Juan Carlos Navarro en la sección de baloncesto del club. Con un contrato a diez años, Iniesta terminaría su carrera en el Barça para incorporarse a la estructura de escuela azulgrana.

Iniesta, no obstante, no quiere desechar las opciones de jugar unos años en otro equipo y quiere incluir una clausula de libertad para dejar esa “vía de escape” abierta.

En caso de recibir una oferta de un club en una liga menor, como la china, la catarí o la estadounidense, Iniesta quiere tener la opción de abandonar el Barça a coste cero para firmar un jugoso contrato en una competición alejada de Europa.

Otra opción abierta por el manchego es la de regresar al equipo que le dio su primera oportunidad en el mundo del futbol y al cual rescató económicamente cuando a punto de desaparecer.

El Albacete Balompié fue comprado por el grupo catarí Skyline y acaba de regresar a la Segunda División española. Iniesta medita una vuelta a su equipo que conllevaría entrenar en la ciudad deportiva que lleva su nombre, pero el Barça no quiere aceptar su clausula de libertad.