La bronca de André Gomes con Messi que calienta el Barça

stop

El portugués cava su tumba

André Gomes se va de la lengua | EFE

16 de octubre de 2017 (15:54 CET)

Se repite la historia. André Gomes vuelve a ser el centro de todas las críticas. Tras el partido ante el Atlético de Madrid en el que el portugués no cuajó una buena actuación, las redes se llenaron de comentarios negativos hacia el luso. No pasaría de ser una anécdota: el verdadero lío de Gomes está en el vestuario. 

Ernesto Valverde, que recibió de lo lindo por parte de unos seguidores, los blaugrana, que no entienden como el Txingurri apostó por André como titular por delante de nombres como Paco Alcácer, Gerard Deulofeu o incluso Denis Suárez, tiene un problema. Y gordo.

Viene de lejos

La situación de André en la caseta no es nada fácil. No sólo le llueven los palos desde fuera sino que desde dentro las voces en contra son cada vez mayores.

El año pasado ya fueron muchos los jugadores que mostraron su malestar con el entonces técnico del Barça, Luís Enrique por la cantidad de minutos que jugó el portugués. La falta de entendimiento del luso con los pesos pesados del conjunto era evidente.

De hecho, se esperaba que con la llegada de Valverde el problema quedaría resuelto y el jugador no contaría con minutos de calidad que sí podrían aprovechar efectivos como Sergi Roberto o el propio Denis. Sin embargo, y después de desaparecer de los planes del Txingurri en el arranque, el ex del Valencia volvió a tener, inexplicablemente para muchos, demasiado protagonismo contra el Atlético.

El desencuentro con Messi

Si el problema ya era grave, en el último parón de selecciones la cosa fue a más. En la concentración con la selección de Portugal, André Gomes avivó la llama soltando una bomba: según el luso, es Messi quien hace las alineaciones en el Barça. Por mucho que su entorno se apresurara a desmentirlo, el daño ya estaba hecho.

Desde entonces la relación entre el argentino y el portugués es inexistente.

Y peor: según fuentes internas del club, la única razón por la que André sigue en el Barça es porque no se encuentra un comprador de altura que trague con un traspaso que no avergüence a la directiva y cargue con la ficha del jugador.

Las últimas ordenes, apuntan desde dentro, es que Gomes gane protagonismo de aquí al mercado de invierno para que llegue una oferta aceptable que no retrate aún más la apuesta de Bartomeu y compañía por un jugador a años luz de justifciar los más de 40 millones que soltaron por él al Valencia.