La bomba de Messi para construir un nuevo Barça ganador (y parar los pies al Real Madrid)

stop

La dirección deportiva pone en marcha su nuevo plan con la contratación de Semedo

13 de julio de 2017 (20:10 CET)

En el entorno del FC Barcelona se respira una cierta intranquilidad. Parece contagiado de una especie de nerviosismo por la dificultad para cerrar fichajes. Desde el club, en cambio, se muestran mucho más tranquilos.

Pese al chaparrón del asiento libre que ha salpicado a Jordi Cardoner y a pesar de la insistente estrategia de acoso y derribo encabezada por Agustí Benedito con la moción de censura, en el Barça están relajados. El tema de los fichajes no preocupa tanto como se dice.

En la institución deportiva más importante de Catalunya están tranquilos por un sencillo motivo: han renovado a Leo Messi. Y el caudaloso río que genera esa noticia tiene muchos afluentes.

El Barça tiene claros sus argumentos para construir un nuevo equipo ganador. Pero esta vez, con la reciente incorporación de Pep Segura, bajo una premisa poco habitual: no hay prisa. Tirarán de paciencia.

La entidad que preside Josep María Bartomeu no quiere despilfarrar a pesar de los ingresos extra que tiene gracias al acuerdo con Nike (150 millones) y a la incorporación de Rakuten (55) como patrocinador principal. Guarda un as en la manga.

Primer fichaje: Semedo 

Y ese as en la manga es Messi. La renovación del argentino será clave para traer a los nuevos fichajes. El primero, tras confirmarse el regreso de Gerard Deulofeu, acaba de caer: Nelson Semedo

El lateral derecho de 23 años, procedente del Benfica, costará 30 millones de euros. El defensa portugués era la segunda alternativa para cubrir la posición tras Héctor Bellerín

El Barça no ha titubeado en su contratación ni lo hará con sus próximos objetivos. Tiene dinero de sobras en las arcas para abordar una operación de primer nivel y, lo más importante, un argumento irrebatible

Desde que Messi juega en el Barça, solamente encadenó dos años seguidos sin títulos importantes: en sus inicios, durante la era Rijkaard y el declive de Ronaldinho (2007 y 2008).

A partir de que Pep Guardiola se hizo con las riendas del equipo, Messi ganó algo todos los años. En 2012, se quedó sin la Liga, pero la recuperó en 2013 con Tito Vilanova. Volvió a perderla en 2014, pero la conquistó de forma consecutiva en 2015 y 2016.

La última temporada de Luis Enrique no ha sido buena. La Liga 2017 ha vuelto a la vitrinas del Santiago Bernabéu, lo que hace pensar que el mejor Messi volverá este año.

Con un Messi motivado y sediento de títulos tiene que ser más fácil convencer a cualquier jugador de que el Barça es la mejor opción. Pero aún hay otro argumento de peso.

Dele Alli, la bomba

El Real Madrid ya ha cerrado cuatro incorporaciones para la plantilla de Zinedine Zidane. Los blancos solo irán a por un crack en lo que resta del mercado de fichajes, más allá del portero.

El elegido es Kylian Mbappé, cuya llegada dependerá de la marcha de un crack, Álvaro Morata. Mientras que, pese a los rumores, parece que la BBC se quedará al completo en Chamartín.

Con Florentino Pérez fuera del mercado, el Barça pierde a un gran competidor que cada año encarecía sus fichajes. Ahora el Madrid no va necesitado.

Barcelona es el nuevo foco de atracción para los mejores jugadores del mundo. Marco Verratti se mantiene como la primera opción, pero otros como Dele Alli ganan enteros.