Leo Messi en una jugada del Barça-Levante de Copa del Rey | EFE

La bomba de Messi en el Barça-Levante que tiene a Florentino Pérez con cara de susto

stop

El equipo culé sella su pase a cuartos de final de la Copa del Rey a la espera de la decisión de la Federación Española

17 de enero de 2019 (23:26 CET)

El FC Barcelona venció al Levante (3-0) en la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey y firmó su clasificación para los cuartos. Los de Ernesto Valverde remontaron el 2-1 de la ida. Así, si la Federación Española lo permite, el conjunto catalán tendrá su nombre en el bombo del sorteo de la siguiente fase. Una eliminatoria para la que Leo Messi lo tiene claro: quiere al Real Madrid.

El diario El Mundo ponía la Copa patas arriba con una noticia bomba. La posible alineación indebida de Chumi en el partido de ida podría dejar fuera de la competición al equipo azulgrana.

A la espera de lo que decida la Federación Española

El joven estaba sancionado con el Barça B y el reglamento señala que en jugador de categorías inferiores no puede jugar con el primer equipo hasta que cumpla la sanción. "cuando se trate de futbolistas que pudieran ser reglamentariamente alineados en otros equipos de la misma institución, el futbolista sancionado no podrá intervenir en ninguno de estos equipos o clubes, hasta que transcurra, en la categoría en la que se cometió dicha infracción, el número de jornadas a que haga méritos la sanción", dice el comunicado.

El Barça se ampara en otro artículo, que dice que una sanción se debe cumplir en esa competición. Además, apunta que el castigo ha prescrito, pues han transcurrido más de 24 horas.

Sea como sea, desde el Levante ya avisaron que este viernes presentarían una reclamación fuera cual fuera el resultado de este jueves.

Leo Messi quiere al Real Madrid en cuartos

Así las cosas, como decíamos, la Federación tendrá la última palabra. La institución deberá decidir antes de las 17 horas, cuando está previsto que se ponga en marcha el sorteo de cuartos. Y si finalmente es así, Messi no tiene dudas de que quiere un cruce con el eterno rival.

El delantero sabe que si hay un momento para hundir a los blancos, es este. Los de Santiago Solari atraviesan sus horas más bajas. Parece que el Mundial de Clubes ha terminado de noquearles. Y es la ocasión de hacer sangre.

Messi quiere hacer sangre del Real Madrid

El 5-1 de la primera vuelta de la Liga fue solo un aviso. Y es que en aquel choque tampoco se puede decir que el Barça mostrara su mejor nivel. No al menos el que está imprimiendo en las últimas semanas. Además, será una buena forma de desgastarles de cara a la Champions League y al clásico del 2 de marzo.

Phillippe Coutiho clasico

Todo ello pensando en un Triplete que se está poniendo de cara y que sería la mejor forma de responder a las tres Champions consecutivas que ha levantado el Madrid

Y ya lo dijo Leo a principio de temporada. "Haremos todo lo posible por que esa Copa tan bonita y tan linda vuelva a aestar acá en el Camp Nou". Y con el Real fuera de la Copa y descolgado de la Liga, sería además un año en blanco para los merengues.

Algo de lo que también son conscientes en la capital. Allí Florentino Pérez ya está temblando viendo la forma que atraviesa el Barça y la que se les puede venir encima los de Santiago Solari.  Y ya no tienen a Cristiano Ronaldo que les saque las castañas del fuego.

El Barça remonta sin despeinarse

En cuanto al partido, Ernesto Valverde no escatimó en el once inicial. Salió con Jasper Cillessen en la portería; Nelson Semedo, Jeison Murillo, Clement Lenglet y Jordi alba en defensa; Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Arthur en el centro; y Leo Messi, Ousmane Dembélé y Phillippe Coutinho en ataque. De los indiscutibles, solo Gerard Piqué, Sergio Busquets y Luis Suárez se quedaron en el banquillo. Y el Txingurri tuvo suficiente. 

el conjunto azulgrana se hizo con el control del balón desde el primer minuto y poco a poco fue encerrando a su rival. 30 minutos le bastaron al equipo culé para encarrilar el marcador. Y dos necesitó Dembélé para firmar su doblete. Marcó en el 30' y el 31'. Eso sí: no sin la estimable ayuda del meta Aitor. En ambos tantos tocó el balón antes de entrar en la portería.

Ousmane Dembele levante copa

En la segunda no hubo tregua. Messi anotó el tercero en el 54’ y más tarde llegaron los cambios. Suárez entró por Coutinho, Sergi Roberto por Semedo y Denis Suárez por Dembélé. Pero el marcador ya no se movió.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad