"Jugamos con nueve", Messi revienta al Barça (y va a por Luis Enrique y Neymar)

stop

El cuadro azulgrana tira por la borda todo el trabajo

Messi tiene el primer roce con Valverde (y ojo con Neymar)

08 de abril de 2017 (22:56 CET)

"Barça de vergüenza", "jugamos con nueve", "la Liga está perdida", "no aprende la lección", "otro regalo de Luis Enrique al Madrid", las redes sociales echan humo.

La indignación del aficionado del FC Barcelona es total. Incontestable. Una vez más, el planteamiento de Luis Enrique Martínez dejó mucho que desear.

Lo peor de todo es que se veía venir. Con las bajas por sanción de Piqué y Rakitic, sumadas a las lesiones de Rafinha y Arda Turan, no había mucho margen de maniobra. Sin embargo, el poco que existía estuvo mal ejecutado.

El técnico asturiano apostó por Mathieu en la defensa y el zaguero francés demostró que no es capaz de cuajar dos partidos correctos de forma consecutiva.

El Barça cayó contra el Málaga en un partido horrendo (2-0). Para el olvido, donde el conjunto andaluz fue merecido vencedor del choque con los tantos del ex azulgrana Sandro Ramírez ('32) y de Jony ('91).

En el vestuario reina la indignación porque hay coincidencias que claman al cielo: André Gomes es sinónimo de sufrimiento. Se volvió a demostrar.

Con Mathieu y Gomes, el Barça empezaba en minoría contra el Málaga. Además no hubo frescura. Ni suerte. Ni actitud. Ambos fueron sustituidos. Demasiado tarde. El peor ciego es el que no quiere ver.

Luis Enrique no aprende la lección y sigue menospreciando los partidos contra rivales aparentemente débiles. Ocurrió hace solo cuatro jornadas contra el Depor.

Leo Messi, el único que generó espacios en ataque y rompió la línea defensiva del Málaga con sus pases, se fue hecho una furia a la caseta de vestuarios.

Neymar pierde el control

Era consciente del partido desastroso cuajado por el equipo azulgrana, que volvía a desaprovechar la ocasión de recortar puntos al Real Madrid tras empatar contra el Atlético. Ya van muchas este curso.

Probablemente el enfado de Messi iba dirigido a Luis Enrique. Probablemente, también a su amigo Neymar.

El crack brasileño no estuvo fino y cometió una bravuconada que le costó la vida al Barça. Se autoexpulsó con una entrada totalmente fuera de lugar.

Neymar había visto una amarilla en el primer tiempo y en la segunda mitad se pasó de frenada en una acción tan innecesaria cuanto irresponsable.

El ex del Santos se viste de crack en algunas citas importantes, pero está lejos de ser un líder porque le falta la regularidad que tienen los grandes, como Ronaldinho en sus buenos años con la elástica azulgrana.

La Liga se le pone cuesta arriba al Barça, que se queda a tres puntos del Madrid. Los blancos, además, tienen un partido pendiente contra el Celta