El presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu.

“Josep María Bartomeu persigue a España”: el escándalo en el Barça que llega a Florentino Pérez (y al Real Madrid)

stop

El presidente culé se mete en un buen lío

13 de marzo de 2019 (10:29 CET)

Sin lugar a dudas, el FC Barcelona es uno de los clubes de España con más aficionados en nuestro país y en todo el mundo. Ellos mismos se definen como un club global, que acoge a cualquier aficionado sea cual sea su origen.

Sin embargo, en los últimos tiempos la entidad ha perdido simpatizantes y apoyos de socios, peñistas e instituciones. Las bajas de socios no dejan de crecer y existe cierta división dentro de la comunidad azulgrana. El motivo es a politización que lleva sufriendo el club desde hace años y su posicionamiento respecto al independentismo de Cataluña. Y más concretamente el de sus dirigentes.

Socios y peñistas señalan a a Bartomeu

Tanto entre las peñas como entre muchos aficionados y asociados al Barça, señalan que ser del Barça es muy difícil si uno no es catalán. O mejor dicho, si es español. “No me siento el Barça”, “En este club excluyen a los que no son catalanistas” o “El Barça diferencia entre separatistas y el resto de españoles” son solo algunos de los comentarios que se pueden escuchar en el Camp Nou y ver en las redes sociales.

Y hay un nombre en el que muchos coinciden en el momento de señalar al responsable del carácter extremadamente catalanista que está adoptando el club: Josep Maria Bartomeu. “Persigue a España”, insisten en el entorno de la entidad. Y no son afirmaciones que hagan gratuitamente. A las pruebas se remiten.

Bartomeu y compañía evitan todo lo relacionado con España

Muchos denuncian que desde el Barça no quieren estar vinculados a símbolos que estén relacionados con el Estado Español y muchos de los últimos acontecimientos que se han sucedido en el Camp Nou así lo demuestran.

El último tiene que ver con un acto que el club catalán tenía previsto llevar a cabo un acto en el que se iba a firmar un convenio de colaboración entre la entidad culé, el Comité Olímpico Español y la Universidad Católica San Antonio de Murcia.

Un evento sobre el que el Barça insistió en que se celebrara en privado. Sinn medios de comunicación presentes. Los responsables blaugrana querían evitar que trascendiera cualquier imagen en la que se pudiera ver cualquier relación entre los símbolos españoles ligados al COE y el club catalán. Según apuntan algunos medios, Bartomeu y compañía no querían provocar interpretaciones polémicas mientras dure el juicio del Procés.

El COE, por su parte, sí convocó a la prensa para el acto, que coincidía en el tiempo con el Real Madrid-Barça de las semifinales de la Copa del Rey. Pero desde el Barça se apresuraron a anularlo de forma urgente. Al final el evento sí se celebró, pero de forma privada, logrando así el Barça evitar que se filtraran fotos que la entidad no le interesaban.

Pero este no es el único episodio que demuestra la animadversión que tienen desde el Barça hacia España. Anteriormente, España Global, institución que sustituye a Marca España, publicó un vídeo promocional en el que aparecía el símbolo de la Fundación del FC Barcelona. Algo que no gustó en absoluto al club, desde donde solicitaron que se retiraran las imágenes relacionadas con el Barça.

Un portavoz del club habría apuntado que el motivo es que no habían pedido permiso. Pero otras fuentes no terminan de creerse esta versión.

El posicionamiento que no debería haber tomado el Barça

Unos episodios que han llegado después de que el Barça se haya posicionado en varias ocasiones a favor de los ocho ex consejeros de la Generalitat de Catalunya y al ex vicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras, actualmente presos por el 1-O.

“El FCB lamenta los encarcelamientos dictados por la Audiencia Nacional y expresa su solidaridad con los afectados y sus familias", publicó el club en este sentido. Una acción que fue el detonante del malestar que se respira en el Camp Nou desde hace más de un año. Muchos consideran que desde el club no deberían haberse posicionado en este asunto, y el gesto puso a muchos barcelonistas de fuera de Cataluña en pie de guerra.

Algo que quedó reflejado en las opiniones que recogió el diario El Mundo de varias personalidades sobre el asunto.

"Estoy dolido, incómodo. No me gusta lo que está sucediendo, pero por qué tengo que irme yo y no ellos, los excluyentes. Entre los últimos no incluyo a los actuales dirigentes del Barcelona, que siempre se han mostrado cordiales y respetuosos. Catalanidad no significa independentismo", afirmaba Guillermo Fernández Vara como presidente de Extremadura, por ejemplo.

"Que el club fuera un bastión del independentismo más mentiroso colaboró en mi proceso de dejar de ser del Barça", reveló mientras tanto el escritor Juan Bonilla.

Y ojo, porque en el club no son ajenos a nada de esto. Los responsables son conscientes de la fuga de socios que han querido desmarcarse de un club marcado por la politización. Que no comparten la ideología independentista que se desprende de la institución y de los que la dirigen, y que sienten que al sentirse españoles se convierten en socios de segunda. Pero los mandatarios callan.

Bartomeu y el Barça abogan por el separatismo

Por no hablar de las pancartas que permiten que se exhiban partido tras partido en el Camp Nou. Carteles independentistas en los que reclaman la “libertad de los presos políticos” o en los que se leen afirmaciones del estilo “Catalonia is not Spain”.

Clasico Camp Nou 2018

Resultado de imagen de camp nou pancarta

Al Bartomeu le quedan dos años y lo que resta de la presente temporada como presidente del Barça. Algo que de momento le permite estar tranquilo. No obstante, si no cambia de actitud, puede que los resultados deportivos no sean suficientes para renovar en el cargo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad