Joan Laporta le da la puntilla a Koeman: Ya tiene ‘entrenador parche’ por si tiene que destituirlo antes de tiempo

Un técnico de mucho nivel.

Joan Laporta
Joan Laporta

La relación entre Joan Laporta y Ronald Koeman es cada vez más tirante. Pese a que siempre intenta que no se le note, al presidente del Barça no le gusta el entrenador holandés. De hecho, el regreso del héroe de la primera Copa de Europa del Barça pudo darse en dos ocasiones en la anterior etapa del presidente en el cargo, pero Laporta siempre lo acabó rechazando al no verlo un entrenador tácticamente muy preparado. En Valencia siempre se habla que solo sabía usar el 4-3-3 pese a que no tenía jugadores para ello.

Ahora el FC Barcelona todavía está deportivamente en un momento que sería difícil echar al entrenador holandés, aunque la imagen dada ante el Bayern de Múnich y las declaraciones en rueda de prensa y en las entrevistas de Koeman no ayudan.

Sin embargo, el Barça ya está comenzando a hacer números para sacar al técnico tulipán del Barça. Se habla de 6 millones de euros de indemnización, aunque se intentaría que Koeman perdonara la mitad debido a su bajo rendimiento, pero para ello deberían caer alguna vez más en un partido en el que se espere una victoria.

Ronald Koeman
Ronald Koeman

Xavi no y el sustituto es un sospechoso habitual

Esta noche ante el Granada, de no ganar, podría ser prácticamente la sentencia del entrenador holandés y Joan Laporta lo haría sin miedo ya que, pese a que han hablado con Xavi Hernández y no estaría dispuesto a coger el equipo en medio de la temporada, el Barça ya tendría un entrenador parche preparado para una salida de Ronald Koeman.

El entrenador en cuestión sería André Villas-Boas. El portugués ha estado en muchas ocasiones en la agente azulgrana y en estos momentos se encuentra sin equipo tras su paso por el Olympique de Marsella la temporada pasada. El técnico se reduciría su caché para coger el banquillo azulgrana y se le haría un contrato hasta final de temporada con opción a otra más a negociar a final de curso. El futuro de Koeman en el Barça cada vez está más negro.