Joan Laporta celebraba el fichaje hasta que apareció Pep Guardiola y los millones del City

Un cambio de planes contundente.

Joan Laporta
Joan Laporta

Joan Laporta se vio la semana pasada con Mino Raiola y el padre de Erling Braut Haaland y conoció de primera mano cuáles eran las pretensiones del asesino del área noruego. De hecho, sus condicionantes eran tremendamente altos con 75 millones de euros para el Borussia Dortmund, casi 40 millones para el propio Raiola y el jugador por elegir ese traspaso y un salario desproporcionado en tiempos de covid-19: 30 millones de euros netos por curso.

Sin embargo, el presidente del FC Barcelona celebraba como si supiera algo que el resto no, y es que Haaland quiere jugar con Leo Messi y es por ese motivo que puso condiciones más altas al resto de equipos por el hecho de no tener al crack argentino en su plantilla. Algo que Laporta sabía que le daba ventaja frente al Real Madrid.

Lo que no sabía el máximo mandatario del Barça es que desde Inglaterra el dinero no era un problema para ellos y Pep Guardiola va a tener todo el dinero del mundo para poder fichar a Haaland.

Los citizen, que son la opción favorita del padre del jugador ya que fue futbolista del club, han avisado a Raiola que pondrán sobre la mesa lo que pidan menos Leo Messi y Guardiola lo quiere tener en la plantilla, algo que puede decantar la balanza.

El técnico catalán parece que hará que el jeque vuelva a subir el precio del gas en los Emiratos para conseguir un fichaje que les pondría como favorito a todo el año que viene y remplazaría con garantías a un Kun Agüero que precisamente podría acabar en el Barça, aunque eso no parece que vaya a quitar demasiado el sueño en Manchester después de un curso plagado de lesiones del argentino que solo ha podido disputar 15 partidos y marcar 3 goles con la camiseta celeste.