Isco Alarcón tiene un pacto con el Barça

stop

El club catalán desafía a Florentino Pérez

Isco Alarcón siempre fue del Barça | EFE

26 de febrero de 2017 (14:25 CET)

Francisco Román Alarcón, más conocido como Isco, está condenado a vestir la camiseta del FC Barcelona. Ya lo hacía cuando era un chaval –como se puede ver en la imagen– y solo le falta hacerlo como profesional.

El centrocampista del Real Madrid ansía salir del club blanco, donde le han ninguneado. Isco es testigo de muchas promesas incumplidas hacia su persona.

Ni Zidane le ha dado los minutos que el malagueño se ha ganado con sus buenas actuaciones, ni Florentino Pérez le ha sellado la mejora salarial que le prometió.

Isco llegó al Madrid en 2013 procedente del Málaga a cambio de 30 millones de euros. Venía de cuajar un año excepcional con la entidad de la Costa del Sol, que dio la cara en la Champions.

Le prometieron minutos, pero en seguida entendió que iba a ser un actor secundario. De relleno. No importaba que el entrenador se llamase Ancelotti, Benítez o Zidane.

El año pasado, estuvo a punto de ser incluido en una operación para fichar a Eden Hazard (Chelsea), como ya informó Diario Gol. Pero finalmente resistió.

Resistencia

Tanto ha aguantado el crack malagueño, que ya solo le queda un año y medio para terminar contrato con el Madrid. Un poco más y podrá marchar libre.

La carta de libertad es un tesoro preciado para algunos jugadores, que negocian un sueldo más elevado con su nuevo equipo. Ello, además, suele ir acompañado de una suculenta prima de fichaje.

Isco tiene tan solo 24 años, y mucho fútbol en sus botas. Es por ello que el Barça se ha puesto manos a la obra. El club azulgrana necesita reforzar la medular.

El centro del campo anda cojo. Está denostado. Y de Isco siempre se dijo que era el nuevo Iniesta. Ya será menos. Pero talento tiene y le sobra un rato.

Además, en el club azulgrana creen que sería muy fácil vender su llegada como un mazazo al Madrid. Sus fotos con la camiseta del Barça, la negativa a besar el escudo del Madrid (lo hizo su hermano por él) y el perro que tenía que se llamaba Messi. Todo encaja.

Florentino no vería ni un duro por él. No solo eso, sino que reforzaría al eterno rival, lo que más teme y odia el presidente del Real Madrid. Es por ello que suele poner cláusulas anti-Barça cuando traspasa a jugadores.

El mensaje del Barça: "Aguanta"

En el caso de Isco no existe tal posibilidad porque ni siquiera le han renovado desde que llegó al club blanco ese ya lejano verano de 2013. Esto da alas a Josep María Bartomeu.

En el Barça están muy molestos con la actitud del Madrid en algunos asuntos. Saben que tantearon a Neymar. Birlar a Isco sería una forma de devolver la jugarreta.

Desde el club catalán le han mandado un mensaje al jugador: "Aguanta". En ese caso, pasará a cobrar en Barcelona más del doble de lo que percibe en Madrid.

El malagueño cobra ahora unos tres millones de euros brutos. Pero Isco debe saber que Florentino le hará la vida imposible si se queda otro año sin renovar.