Iniesta calla (pero Sergio Ramos, Isco y Marco Asensio cuentan la verdad)

stop

El secreto sobre el capitán del FC Barcelona que los cracks del Real Madrid conocen

20 de marzo de 2018 (16:24 CET)

Andrés Iniesta está ante sus últimos meses en el FC Barcelona. O al menos eso es lo que todo el barcelonismo tiene en mente. Y es que, pese a que hace apenas unos meses el capitán firmó su renovación ‘de por vida’, la llegada de Philippe Coutinho ha acelerado su salida.

El caso es que la bomba salió hace apenas unos días, tras el partido que se disputó en el Camp Nou ante el Chelsea. Tras la victoria y con los culés eufóricos por plantarse en cuartos de final de la Champions League, Andrés dejó con la boca abierta a propios y a extraños.

“Es una decisión que conoceréis después de que lo hable con el club. Antes del 30 de abril tengo que tomar una decisión y la que sea será la más honesta. Aún quedan unas semanas”, dijo el manchego, que lo remató así: “Hay dos opciones: seguir en el Barça o marcharme. No cambia nada del discurso que hice cuando renové”.

Andrés Iniesta calla

El caso es que, en el momento en el que el centrocampista pronunció estas palabras, muchos fueron los que vieron en ellas un avance de lo que parece será ya inevitable: la marcha de Don Andrés del Camp Nou.

Y, cada día que pasa, parece que la decisión está más que cerrada. Sin embargo, Iniesta, lejos de ensuciar su marcha y de sacar trapos sucios, ha decidido hacerle un favor al club y marcharse por la puerta grande. Sin montar un show y sin escándalos. A su manera, callando y con un tono bajo.

Sergio Ramos, Isco Alarcón y Marco Asensio sí saben la verdad

Pero no es ningún secreto que la salida de Iniesta responde a un conflicto dentro del vestuario del Barça. Y Sergio Ramos, Isco Alarcón y Marco Asensio lo saben. ¿Cuál es el problema?

Sencillo: el español no se marcha contento y agradecido, no. Se marcha porque sabe que, una vez empiece la temporada que viene, no tendrá más remedio que ver los partidos desde el banco, y no está dispuesto a ello.

El problema es que lo que realmente le ha dolido a Iniesta es que la llegada de Philippe Coutinho haya sido tan buscada y aplaudida por Leo Messi y Luis Suárez. Y al capitán le ha sentado como una patada que, tanto el argentino como el uruguayo, hayan apretado tanto al club para que lo ficharan hace apenas dos meses.

Sabían que, una vez Coutinho aterrizase en Barcelona, las opciones de Andrés de seguir siendo importante se verían reducidas a la mínima expresión. Algo que ha decepcionado mucho a un Iniesta que, si bien no hará público su enfado, en el vestuario del Madrid ya se sabe.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad