Hirving Lozano

Hirving Lozano o el lío con Messi que ensucia al Barça (y Florentino Pérez sabe)

stop

El Real Madrid mueve ficha

23 de junio de 2018 (16:00 CET)

Hirving Lozano está en boca de todos. La sensación de México en el Mundial tiene a Rusia patas arriba después des su ‘papá’ dijera a viva voz que el Barcelona va detrás de la criatura: “Hay acercamiento. Cuando termine el Mundial ya se verá más claro cuál va a ser la realidad; si se queda en el PSV o si sale de ahí y va a otro equipo”, espetaba el padre de Hirving. Unas palabras que traen cola en el Barça. Y, especialmente, en la caseta azulgrana.

En el vestuario culé tienen la mosca detrás de la oreja. Los capos del equipo, con Leo Messi a la cabeza, no están para nuevos experimentos.

En la plantilla aún escuecen las operaciones de jugadores como Yerry Mina o Dembélé, futbolistas que llegaron este año como puntales y han demostrado estar verdes y a años luz de las necesidades que imperan en el equipo.

Cristiano Ronaldo se ríe de Messi tras el drama contra Croacia | EFE

Nadie quiere otro Dembélé

Messi, como Piqué, Luis Suárez o Sergio Busquets apuestan por la llegada de futbolistas de rendimiento inmediato. Jugadores ya hechos, como Coutinho, que sumen sólo poner un pie en el Camp Nou.

Hirving, un atacante con desparpajo, no es más, aseguran desde dentro, que otro melón por abrir. Un nuevo Dembélé con el que prefieren no cargar.

El extremo izquierdo, al que apodan ‘Chucky’, que puede jugar también a pie cambiado por la derecha, llegó del Pachuca mexicano al PSV Eindhoven por 10 millones de euros y, ahora, ya se habla de un traspaso que rondaría los 30-40 ‘kilos’ o incluso más si México suma triunfos con Lozano como líder.

Una cantidad mínima, por el momento, que encaja en la tesorería del Barcelona, pero a años luz, en calidad, de la que debía ser la gran incorporación azulgrana en para el ataque: Antoine Griezmann.

Cambiar al crack del Atlético por Lozano pone los pelos de punta a los jefes de un vestuario, el del Barcelona, que amenazan con señalar a la directiva como el gran mal de males que está asolando a la plantilla.

Los pesos pesados, muy enfadados con Josep Maria Bartomeu y compañía por las acusaciones a Piqué/Umtiti en el caso Griezmann, no tragarán un nuevo verano con jugadores de medio pelo o más fiascos. Quieren un equipo de relumbrón. O, avisan, tirarán de la manta. Y Lozano no está entre las preferencias.

Florentino Pérez entra en juego

El mexicano, que cumplirá 23 años el 20 de julio, sabe que su tren a un grande pasa por Rusia, y este verano, y le da igual Barça, United, Chelsea o el que sea. Hirving atiende a cualquier club con caché que llama a su puerta, también al Real Madrid.

Florentino Pérez es especialista en fichar a la sensación del Mundial. Lo hizo con James Rodríguez, al que sacó del Mónaco tras firmar un campeonato de escándalo con Colombia, y tiene a ‘Chucky’ marcado en rojo.

En el Real Madrid aseguran que si el chaval se sale con México, Pérez echará el resto. Una operación que, además, permitiría al Real ganar cuota en el mercado latinoamericano tras la salida del ‘cafetero’ y de ‘Chicharito’ Hernández, el último mexicano ilustre del Madrid.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad