Zidane y Florentino Pérez quieren evitar que el Barça fiche un nuevo socio para Dembelé, Messi y Luis Suárez | EFE

Hay lío con Dembélé: el secreto que calla Messi sale a la luz

stop

La lesión del francés se veía venir

18 de septiembre de 2017 (17:14 CET)

Ousmane Dembelé no podrá volver a jugar hasta 2018 y todas las alertas han saltado en el FC Barcelona. El francés ha sido el fichaje estrella de la temporada y su lesión trastoca enormemente los planes de Ernesto Valverde y del club.

La lesión de Dembelé se produjo a los 25 minutos del encuentro ante el Getafe. El francés hizo un movimiento brusco al intentar un taconazo e inmediatamente comenzó a tocarse en la parte trasera de la pierna.

Sus molestias, sin embargo, parecen venir de mucho antes y las imágenes así lo evidencian. Durante los primeros entrenamientos de Dembelé con el Barça, se podía apreciar como masajeaba el muslo dañado en varias ocasiones aunque no le dio problemas frente a Espanyol y Juventus.

Antes del partido en el Coliseum Alfonso Pérez, el extremo galo también pasó buena parte del calentamiento pendiente de la zona en que se ha producido la lesión. Dembelé, por tanto, arrastraba problemas que no se han sabido cuidar. Un motivo más para el enfado que protagonizó Leo Messi.

La mala planificación deportiva

Al conocer la lesión de Dembelé, Messi no dudó en culpabilizar a la directiva ante su entorno, y las imágenes que muestran la preocupación del once azulgrana con su muslo izquierdo han encendido aún más al líder barcelonista.

El fichaje de Dembelé se bloqueó por la mala gestión de los tiempos de la junta culé. Inmóviles ante la salida de Neymar que todo el equipo sabía hace meses, trataron de buscar un remplazo deprisa y corriendo. Eso propició el encarecimiento del ex borussien y que tuviera que declararse en rebeldía.

Dembelé llegó, por tanto, sin haber realizado una pretemporada en condiciones y justo antes de un parón por selecciones. Un mal momento para unirse a la dinámica del club y más teniendo en cuenta el plan físico específico que se le ha diseñado.

La carga de trabajo adicional en los entrenamientos para que el francés gane masa muscular, unido a su inmediata incorporación al once titular tras haber estado parado para resolver su fichaje han provocado que el músculo resentido de Dembelé acabe rompiéndose, y Messi no cree que sea culpa del futbolista.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad