Hacienda intensifica el acoso fiscal sobre Xavi Hernández

stop

La regularización económica del futbolista del Barça se encuentra estancada y podría acabar en los juzgados, como ocurrió con Messi

Xavi Hernández, rodeado de seguridad a su llegada a la boda de Andrés Iniesta

26 de febrero de 2015 (00:00 CET)

Hacienda intensifica el acoso fiscal sobre Xavi Hernández. El jugador del FC Barcelona es objeto de una investigación abierta por la Agencia Tributaria (AEAT) que no va camino de llegar a buen puerto. El fisco considera que el jugador debe llevar a cabo una regularización fiscal de sus ingresos y declarar una parte de sus ganancias comerciales como renta personal, gravada por el IRPF. El futbolista no comparte la opinión de Hacienda y, de momento, se niega a regularizar.

Este supuesto podría desencadenar una nueva situación de riesgo en el Camp Nou. En caso de no ceder a las pretensiones de la AEAT, Xavi se juega terminar en los juzgados de instrucción acusado de la comisión de un delito contra Hacienda. Exactamente como le ocurrió al gran ídolo del barcelonismo, Leo Messi, cuyo proceso está a punto de desembocar en un juicio penal.

La regla 85/15 es el origen de la investigación sobre Xavi

En el caso de Xavi –y en el de otros muchos futbolistas, como Andrés Iniesta– el motivo de la polémica viene dado por la denominada regla 85/15. La nueva Ley del IRPF mantiene el criterio utilizado desde 1996, consistente en que los jugadores pueden tributar a través del Impuesto de Sociedades (25%) los ingresos que perciben de sus clubes con la venta de sus derechos de imagen en lugar de hacerlo por el IRPF (49%).

Es decir, con esta fórmula, Xavi y otros futbolistas se ahorran la mitad de los impuestos relativos a sus ingresos comerciales procedentes del Barça. Sin embargo, esos derechos comerciales nunca pueden superar el 15% del salario del jugador. En caso de que lo superasen es cuando se podría incurrir en algún tipo de incumplimiento fiscal.

Más futbolistas de Barça y Madrid inspeccionados

Ello, no obstante, es independiente del otro 85% del salario que perciben los jugadores. Esta partida más importante es la que representa el sueldo laboral de los jugadores, que en el caso de Xavi son 13 millones de euros brutos por curso. Esta cantidad sí que está gravada por el IRPF sine qua non y corre a cuenta del Barça. Ese es el motivo de que algunos jugadores negocien su salario directamente en neto.

Esta norma, que se aprobó en los 90 como una facilidad fiscal para deportistas de élite y artistas, ha sido cuestionada por la Agencia Tributaria en los últimos tiempos. Ello ha originado la apertura de inspecciones fiscales contra otros jugadores y exjugadores del Barça como Gerard Piqué, Javier Mascherano, Carles Puyol y David Villa. Algunos futbolistas con presente y pasado madridista, como Iker Casillas y Xabi Alonso, también están sometidos al foco de Hacienda.

La regla 85/15 también afecta al 'caso Neymar'

La polémica con la norma 85/15 está candente. El mediático 'caso Neymar', por el que tanto el Abogado del Estado como la Fiscalía acusan al Barça, a Sandro Rosell y al presidente Josep María Bartomeu de haber evadido impuestos con el fichaje de Neymar, también tiene un capítulo dedicado a esta cuestión.

El Barça defiende que los 450.000 euros anuales que cobra Neymar en concepto de derechos de imagen –se entiende que debería coincidir con el 15% de su salario– los tributa el jugador a través de su sociedad N&N al tipo del 25% (IS). El fiscal, en cambio, reclama en su escrito de acusación que ese dinero tendría que tributar al 52% de IRPF (2014), debiendo pagar el Barça 234.000 euros de impuestos. El debate está servido.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad