Guerra entre el Barça y el Real Madrid por un crack colombiano

stop

Zidane recibe informes muy positivos para fichar al nuevo Sergio Ramos

Zinedine Zidane agrede a Luis Enrique en un clásico disputado en 2003

14 de diciembre de 2016 (21:04 CET)

El Real Madrid y el FC Barcelona van a la guerra. Otra vez.

El motivo, un crack internacional cuyos informes han dejado pasmados a los servicios deportivos de los dos clubes más importantes del fútbol español.

El futbolista colombiano que copa todos los halagos se llama Yerry Mina. Está en la agenda del Barça desde hace tiempo. Pero el Madrid no quiere ser menos.

Mina es defensa central del Palmeiras y se ha ganado el respeto del fútbol brasileño en su primera temporada. Por su contundencia defensiva y por su capacidad goleadora.

Portento físico y goleador

El colombiano, de tan solo 22 años y 1,95 metros de estatura, ha rendido a un nivel formidable. Hasta el punto de que ya ha hecho historia con su club.

Mina ha marcado gol en los tres clásicos del fútbol brasileño: contra el Corinthians, el Sao Paulo y el Santos. Algo que solamente logró el mítico Luis Pereira a lo largo de 11 años.

Este currículum formidable ha desatado el interés del Madrid, que llega tarde. El Barça ya tiene una opción de compra formalizada por Mina a razón de nueve millones de euros. Luis Enrique estaría encantado de tenerlo en la plantilla. 

Zinedine Zidane también ha recibido informes que alertan de la calidad del jugador. "Es el nuevo Sergio Ramos, marca en los partidos decisivos", señala la documentación emitida.

Más víctimas de la guerra

La pelea por contratar a los mejores jugadores del mundo es una constante entre el Barça y el Real Madrid. Mina es el último de una larga lista.

Entre los más recientes está el caso de Neymar, que se lo llevó el Barça, o el de Danilo, que recaló en el Madrid a pesar de que el Barça lo veía como el futuro relevo de Dani Alves.

Jugadores como Isco, Rakitic, Kroos, André Gomes, Modric y Luis Suárez también sonaron y fueron sondeados por ambos clubes. No siempre se puede ganar.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad