Guerra con Pep Guardiola en el Barça

stop

El Manchester City y el club azulgrana van a palos por un crack internacional

Luis Enrique y Pep Guardiola, enfrentados por recoger el balón | EFE

28 de diciembre de 2016 (20:05 CET)

El sistema de juego. Ofensivo, siempre al ataque, con la posesión por bandera. Postulados de Johan Cruyff que comparten dos de los equipos más fuertes de Europa.

El FC Barcelona y el Manchester City tienen unas señas de identidad. Una estructura. Una idea de juego clara, que defienden hasta la muerte.

A pesar de que Luis Enrique ha variado de alguna manera el sistema para dar más importancia a la verticalidad y el contraataque, intenta ser fiel a la idea.

Por ello, el centro del campo cobra una importancia capital. Con un pivote defensivo, capaz de organizar el juego y dos interiores creativos, hábiles para encontrar espacios.

En busca del nuevo Busquets

Sergio Busquets es clave en el esquema de juego del Barça. Es el encaje de bolillos entre la defensa y la zona ofensiva. Desde sus botas nace la creación.

El de Badía es un imprescindible desde que Pep Guardiola le dio la oportunidad de debutar con el primer equipo en 2008.

Ahora, el técnico de Santpedor se tiene que conformar con jugadores menos talentosos en la construcción, como Fernando y Fernandinho.

Pep confía en ellos por sus cualidades físicas, pero necesita futbolistas de otro perfil. Es por ello que ha posado sus ojos en el nuevo Busquets: Thomas Weigl.

Pugna por fichar a Weigl

El problema es que el centrocampista del Borussia Dortmund tiene muchas otras novias. Una de ellas es el Barça. Otra el Real Madrid.

Una vez más, Barça y City pelearán por un jugador clave para sus esquemas. Luis Enrique lo necesita menos que Pep, porque ya tiene a Busquets.

Sin embargo, el medio catalán tiene ya 28 años y en el club azulgrana piensan en irle buscando un relevo de garantías. Algo que hace años que no existe en el Barça. Weigl es el elegido. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad