Griezmann suelta pestes del Barça (y Zidane lo cuenta todo) | EFE

Griezmann suelta pestes del Barça (y Zidane lo cuenta todo)

stop

El 'Principito' del Atlético esconde una oscura historia contra el club catalán

16 de noviembre de 2017 (21:47 CET)

Los trapos sucios han salido a la luz. El fichaje de Antoine Griezmann por el FC Barcelona ya empieza a entrañar complejidades inesperadas.

En el club catalán lo persiguen conscientes del buen precio en que lo ha tasado el Atlético: 100 millones de euros. Esa es la cifra de la cláusula para rescindir su contrato.

El Barça piensa en el Principito como el tercer complemento para la delantera blaugrana. Aunque no será fácil encajarlo con Luis Suárez, Leo Messi y Ousmane Dembelé.

Asimismo, el club que preside Josep María Bartomeu también persigue el fichaje de Philippe Coutinho. El crack brasileño costaría unos 120 millones y podría ocupar la plaza de Iniesta.

Desde el Barça se dice que los cinco son compatibles y que Ernesto Valverde estaría encantado de tener una plantilla de semejantes dimensiones. Pero la fórmula de encaje cuesta de descifrar.

Mientras tanto, desde el Real Madrid ya se han encargado de activar el ventilador de la basura. No quieren a Griezmann en el Barça ni en pintura.

Zinedine Zidane es el principal opositor a esta operación. Por ello, ya se ha encargado de recordar a sus amiguetes en la capital española la mala experiencia que tuvo Griezmann con el Barça en 2009.

Ingrato recuerdo

Ocurrió cuando el delantero francés todavía jugaba en la Real Sociedad, que en aquellos tiempos cabalgó durante dos años por la Segunda División. El club azulgrana se interesó por el ariete cuando el conjunto donostiarra regresaba a Primera.

La oferta no fue del agrado del crack. De hecho, le pareció humillante. Consistía en fichar por el Barça B con posibilidades de ascender al primer equipo. Pero Griezmann se sentía feliz y arropado en Donosti. Sabía que sería protagonista.

En cambio, el Barça de Pep Guardiola desplegaba el mejor fútbol de Europa y la plantilla estaba plagada de cracks fuera de serie. Hubiese sido casi imposible hacerse un hueco.

Por todo ello, Griezmann decidió rechazar la oferta blaugrana. Dio plantón al club que ocho años después, vuelve a suspirar por contratarlo. Esta vez, a cambio de una millonada.