Florentino Pérez mata al Barça (el vergonzoso informe que arrasa en el Real Madrid) 

stop

Los números culés no cuadran las cuentas

Florentino Pérez mata al Barça (el vergonzoso informe que arrasa en el Real Madrid)  | EFE

03 de julio de 2017 (18:22 CET)

El FC Barcelona no está consiguiendo cuajar grandes operaciones en los últimos años. Desde que la directiva de Josep María Bartomeu comenzó su mandato, no han conseguido realizar grandes ventas.

El verano de la temporada 14/15 dejó buenos ingresos en las arcas azulgranas. Las ventas de Alexis Sánchez por 40 millones de euros o de Cesc Fábregas por 36 financiaron la llegada de Luis Suárez.

Las siguientes ventanas de mercado, en cambio, no fueron tan alegres para los aficionados culés. Dénis Suárez, Afellay y Xavi Hernández abandonaron el barco en la temporada 15/16 sin dejar un solo euro. Sólo Pedro alivió el balance con 30 millones.

2016 prometía un cambio en la tendencia vendedora, pero no ocurrió. Martín Montoya, Dani Alves y Sandro Ramírez salieron con carta de libertad. El internacional Claudio Bravo, un central con futuro como Marc Bartra y Adriano sumaron un total de 29,7 millones en beneficios.

Poco músculo negociador

La situación lleva camino de repetirse esta temporada. El Barça ya se ha desprendido de Christian Tello por sólo cuatro millones de euros. La operación contrasta con los ocho millones dejados por Mariano al Real Madrid.

La diferencia en las negociaciones entre Madrid y Barça durante los últimos años hace más sangrante la situación azulgrana.

La temporada pasada, el equipo barcelonés gastó 122,75 millones en Cillesen, Dénis Suárez, Lucas Digne, André Gomes, Paco Alcácer y Samuel Umtiti. Sólo ingresó 33,8 kilos por un total de trece salidas.

El eterno rival, en cambio, gastó 30 millones de euros en Morata e ingresó 37,5 gracias en parte a la venta de Jesé Rodríguez.

Las cifras negociadoras del Barça hablan de poco músculo negociador a la hora de pactar las ventas, y está afectando a las posibles llegadas de jugadores. La directiva culé tendrá que comenzar a tensar la cuerda.