Florentino Pérez destroza el fichaje galáctico del Barça ("Del Real Madrid no se ríe ni Dios")

stop

El presidente del Real Madrid manda un duro mensaje privado a Bartomeu 

Florentino Pérez se pone serio con el Barça | EFE

26 de febrero de 2017 (12:50 CET)

Florentino Pérez se ha puesto muy serio. El presidente del Real Madrid no está por tonterías. Ha detectado una situación de riesgo en el equipo y ha exigido intervenir para evitar la hemorragia.

Antes de que la sangre llegue al rió, el dirigente blanco es partidario de pasar a la acción. "Del Real Madrid no se ríe ni Dios", aseguran fuentes próximas al presidente. Más vale prevenir que curar.

El conflicto está directamente relacionado con el Barça y con un futbolista del Madrid que no termina de contar en los planes de Zidane. Se llama Francisco Román Alarcón.

Se trata de una cuestión muy grave para Florentino: le han chivado que el malagueño está tonteando con el club que preside Josep María Bartomeu. Planea una traición histórica.

El presidente del Madrid no puede consentirlo. Y será capaz de hacer casi cualquier cosa para evitar que la herida vaya a más y alguien se desangre. El mensaje que envía en privado a Bartomeu es claro: "Ni hablar". 

El contrato de Isco no cuenta ahora mismo con la famosa cláusula del miedo anti-Barça. Normalmente, Florentino siempre la pone cuando traspasa a un crack a otro club de primer nivel en Europa, como ocurrió con Ángel Di María o Mesut Özil.

Polémica salarial

Pero Isco, que llegó al Madrid en 2013 a cambio de 30 millones de euros procedente del Málaga, todavía mantiene su contrato inicial con el club. Con un salario de canterano novato.

El Barça, igual que otros clubes de Europa, ofrece al centrocampista el doble de salario. Los de azulgrana necesitan jugadores de su perfil para el medio.

Y Florentino, que es consciente de esta situación, hará todo lo posible por evitarlo. El presidente del Real Madrid tiene un plan.

Ha dado órdenes expresas a su hombre de confianza, José Ángel Sánchez, para que abra una ronda de contactos con el entorno de Isco.

El dirigente asume que tendrá que doblar el salario de Isco. Que quiere más dinero y que debe negociar al alza, porque su contrato expira en 2018 y el camino de salida lo tiene cada vez más allanado. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad