Florentino Pérez amenaza al Barça con Neymar en charlas informales

stop

El presidente del Real Madrid traza un nuevo plan para abordar el fichaje del brasileño

Florentino Pérez liquida a Neymar | EFE

24 de octubre de 2016 (21:23 CET)

Florentino Pérez nunca acepta un "no" por respuesta. En todo caso es él, presidente del Real Madrid, quien se encarga de dar calabazas a jugadores con los que había flirteado. Al menos, ese es el mensaje que vende siempre: que es el Madrid el que descarta a determinados jugadores y no ellos los que descartan al Madrid. La realidad es bien diferente.

Uno de los jugadores que más se ha resistido a Florentino en los últimos tiempos es Neymar Júnior da Silva. El dirigente blanco lo intentó todo para contratarlo en 2013, pero no hubo manera. Sandro Rosell tejió un plan perfecto, salvo por los problemas fiscales que luego le acarreó. Al final, el ex presidente del Barça pensó que era un "todo vale" con tal de ganar a Florentino. Y lo hizo.

Y el presidente blanco todavía no se ha dado por vencido. Ahora, maneja una nueva estrategia para sondear, en caso de ser necesaria, la contratación de Neymar. Florentino anhela reproducir un nuevo caso Figo y sacar de sus casillas al barcelonismo, que tanto le ha amargado la existencia durante sus dos mandatos como presidente blanco.

El as en la manga del 'Tito Floren'

El asunto es que con la renovación de Neymar, el Barça solo sube su cláusula de rescisión 10 millones de euros. Es una cláusula progresiva, que aumenta cada año que pasa. Por lo tanto, si hasta ahora era de 190 millones, a partir de este año será de 200 millones. Y así hasta los 250 millones. Sin embargo, Florentino cuenta con un as en la manga que nadie sospechaba.

La Dirección General de Tributos ha propulsado una modificación legal por la que libera de impuestos los pagos de cláusulas de rescisión de altos ejecutivos, actores, estrellas de la música o deportistas de élite. Por tanto, a Florentino le basta con depositar la cláusula al Barça para llevarse a Neymar, siempre y cuando logre antes el acuerdo con el jugador (es el propio jugador, de hecho, quien paga la cláusula para rescindir su propio contrato).

Se ahorra los impuestos

Esto significa que el Madrid pagaría los 200 millones de la cláusula sin impuestos añadidos. En cambio, si lo hubiese fichado en verano, habría tenido que abonar 190 millones más una serie de impuestos que vienen a representar un 20% del total de la operación. Mucho más dinero. La conclusión es que el próximo verano, Neymar será más barato que el anterior