Fichaje de Messi vetado en el Barça desata una batalla campal en el vestuario. La oveja negra tiene nombre

Un ataque inesperado al argentino.

Leo Messi
Leo Messi

Que Leo Messi tenía mano en los fichajes del FC Barcelona en los últimos años se ha hablado durante mucho tiempo, sin embargo, parece que durante la época final el ex presidente Josep Maria Bartomeu se encargó de dilapidar esa creencia haciendo la contra que pedía el jugador argentino.

Mucho se habló de las preferencias de Messi por una vuelta de su amigo Neymar. De hecho, el crack azulgrana se mojó en público para decir que quería al brasileño en su equipo. Pero todo eso no sirvió para nada porque, tal como contó el ex director deportivo Eric Abidal al The Telegraph, Bartomeu no iba a darle ese gusto a Messi.

Abidal lo explicó muy claro al medio inglés: «Necesitábamos un extremo, y cuando Neymar estuvo en Barcelona su nivel fue increíble. No se trata de decir qué jugador es mejor, sino la posición que teníamos que mejorar. El presidente, sin embargo, decidió fichar a Griezmann«.

Por supuesto, eso tuvo consecuencias en el vestuario. Más allá de la frialdad con un Antoine Griezmann que recibió golpes indirectamente (aunque no había gustado nada su documental del año anterior sobre La Decisión de quedarse en el Atlético), Bartomeu se convirtió en un enemigo para los pesos pesados del equipo, quienes habían preparado el terreno para la vuelta de Neymar al Barça y se sentían traicionados por el presidente azulgrana.

Un problema económico grave

Una de las cosas que no cuenta del todo Eric Abidal es los problemas económicos por los que pasaba el FC Barcelona y que impidieron que fuese mínimamente viable la vuelta de Neymar. Y es que el ex director deportivo durante su etapa en el cargo vendió barato y compró caro, problemas que cortaron la progresión de un Barça que había rozado la perfección en los últimos años.