España echa a los Messi de Barcelona

stop

Los papeles de Panamá suponen el cuarto escándalo judicial que salpica al astro del Barça

Leo Messi recibe el apoyo de dos de sus mejores amigos en el Barça, Luis Suárez y Gerard Piqué | EFE

04 de abril de 2016 (15:58 CET)

Leo Messi vuelve a estar en el ojo del huracán. Es el mejor jugador del mundo. Es el gran señalado. Los juicos mediáticos en torno al futbolista del FC Barcelona se suceden constantemente desde que, en verano de 2013, se destapó un supuesto caso de fraude fiscal que la familia Messi se empeña en defender. Y lo hará pronto con el propio Messi y su padre, Jorge Horacio, sentados en el banquillo de los acusados.

Desde entonces, Messi ha sido acusado de cometer otros delitos. A raíz del primer caso de evasión de impuestos –supuestamente evadió 4,1 millones de euros en los años 2007, 2008 y 2009–, la Agencia Tributaria detectó otros movimientos irregulares en las cuentas del jugador. El delantero tampoco declaró correctamente los ejercicios fiscales de 2010, 2011, 2012 y 2013. Hacienda abrió un expediente administrativo y todo quedó resuelto por esa vía, la administrativa, después de que Messi abonara el dinero defraudado y una multa: unos 40 millones de euros. En aquel caso aceptaron el criterio del fisco y evitaron un nuevo proceso penal.

La presión de ser el mejor

Posteriormente, informaciones surgidas desde diarios de Madrid trataron de ensuciar nuevamente el nombre de Messi. Aunque era presuntamente inocente de los tres delitos contra Hacienda de 2007, 2008 y 2009, todo el mundo lo veía como presuntamente culpable. Así que hubo quién creyó lícito acusarlo de nuevos ilícitos. El Mundo publicó que Messi estaba relacionado con una trama de blanqueo de dinero procedente de la droga a través de la recaudación de sus partidos amistosos benéficos: Los amigos de Messi contra el resto del mundo. En esta ocasión, los cargos contra Messi fueron retirados tras la declaración de Guillermo Marín, el organizador de los partidos. La causa fue archivada.

Ahora llega un cuarto temporal que azota al jugador, harto de estar siempre inspeccionado con lupa. Harto de soportar la presión de ser el mejor del mundo, también fuera de los terrenos de juego. En este caso le acusan de tener dinero no declarado en Panamá, un paraíso fiscal. Los medios que han destapado esta información apuntan, además, que los Messi habrían llevado a cabo el movimiento de dinero un día después de que fuese destapada la supuesta evasión fiscal que todavía está pendiente de ser juzgada. Tan hartos están los Messi de todas estas informaciones que desde su entorno apuntan que "parece que los quieran echar de España".

Asusta el adiós del crack  

Curiosamente, la información ha salido a la luz después de un Barça-Madrid en el que el Barça, aunque no ganó, era claro favorito. Esta situación, que podría ser casual, ha coincidido en el tiempo en demasiadas ocasiones. La mayoría de informaciones del caso Neymar también salieron a la luz después de partidos trascendentales del Barça que, normalmente, se saldaban con contundentes victorias. En el club han pensado y han llegado a decir fuera de cámaras que están seguros de que Florentino Pérez estaba detrás de todo ello.

En el entorno de Messi prefieren no mojarse por el momento, pero tampoco lo descartan: "Es evidente que no llevan bien el ciclo ganador que está teniendo el Barça. Y no parece casualidad que los casos más sonados con diferencia sean los que han afectado a Messi y a Neymar". Todos estos inconvenientes que entorpecen el día a día tranquilo del jugador, que ha invertido mucho dinero en reformar su casa en Castelldefels con el objetivo de quedarse por mucho tiempo, le empujan a salir. Termina contrato en 2018 y puede pasar de todo si las cosas no cambian. En el Barça están preocupados y defenderán al jugador. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad