Escándalo Mohamed Salah: lo que no cuentan en el Barça (y saben en el Real Madrid)

stop

La cruda historia que terminará con un muerto este verano

02 de mayo de 2018 (20:09 CET)

Muerto inminente en el FC Barcelona. La cruda historia que ha salido a la luz en las últimas horas deja a Robert Fernández tocado de muerte.

El actual secretario técnico del Barça ya lo estaba. Su gestión al frente del club ha sido más que discutida. Pero el 'caso Mohamed Salah' es la gota que colma el vaso.

Robert lo dejó escapar este verano. En una búsqueda incesanete de extremos derechos por toda Europa, el Barça apostó por el regreso de Gerard Deulofeu a cambio de 12 millones de euros.

El club que preside Josep María Bartomeu pretendía hacer un 'Morata' pero todo apunta a que le va a salir el tiro por la culata.

Deulofeu aguantó medio año en el club y volvió a salir cedido. Y no solo eso, sino que el jugador ya se ha manifestado muy dolido: “No volveré al Barça. Ellos no quieren y yo tampoco”.

Además de Deulofeu, y tras la salida de Neymar, el club optó por cerrar otro fichaje de bambalinas para el extremo derecho: Ousmane Dembelé: 105 + 40 millones de euros.

Esta fue la gran apuesta de Robert. El secretario técnico se empeñó en cerrar el traspaso del extremo del Borussia Dortmund, comprado solo un año antes por 14 millones al Rennes.

Fue una locura de fichaje. La apuesta personal de Fernández. Y de momento ha salido mal. Muy mal. Dembelé se vendió como un fichaje de rendimiento inmediato. Nada más lejos de la realidad.

Robert no quiso a Salah para el Barça

El delantero francés necesita tiempo, adaptación, asimilar los conceptos de juego del Barça y, quizá en unos años, puede triunfar de azulgrana.

Pero lo que clama al cielo es que el Barça pudo cerrar el fichaje del jugador de moda en toda Europa: Mohamed Salah. Algo que aplauden desde el Real Madrid.

Los 42 millones de euros que terminó pagando el Liverpool por el crack egipcio son una broma en comparación al coste que supuso Dembelé.

Monchi se lo quería quitar de encima y la Roma lo ofreció a varios clubes. Uno de ellos fue el Barça, que andaba buscando ese perfil de jugador. Pero Robert dijo no.

Tampoco a Mbappé

El secretario técnico también tuvo sobre la mesa la posibilidad de fichar a Kylian Mbappé, pero tampoco estuvo por la labor de negociar. En el caso del delantero del Mónaco, la operación se iba más de precio: 180 millones pagará el PSG para tenerlo en propiedad este verano.

El Barça podría haberlo negociado y, quizá, sacar un mejor precio. Pero lo vieron demasiado caro porque todavía no estaba hecho. Hoy en día, pocos clubes ven a Dembelé más preparado que a Mbappé. Si no, que se lo pregunten al seleccionador francés, Deschamps.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad