Gerard Piqué y Leo Messi| EFE

Escándalo Barça: Messi calla. Piqué también. Pero huele muy mal

stop

El lío en el Camp Nou que los capitanes tapan

18 de agosto de 2018 (11:00 CET)

El Barça arrancará esta misma noche la temporada liguera en el el Camp Nou. Tras batir al Sevilla en la Supercopa de España y pasearse ante Boca Juniors en el Trofeu Joan Gamper, los de Ernesto Valverde se enfrentarán al Alavés en un partido que se intuye asequible para los intereses blaugranas.

Entre otras cosas porque, tal y como se pudo ver en los partidos de pretemporada y ante el conjunto andaluz, el técnico vasco cuenta esta temporada con una plantilla más equilibrada que el año anterior.

Las llegadas de Lenglet, Arthur, Malcom y Arturo Vidal, al margen de la vuelta de Rafinha y Munir, han reforzado ciertas posiciones comprometidas la campaña anterior. Sin embargo, y por mucho que en el vestuario se intente tapar, un escándalo está asomando y puede que no tarde mucho en explotar.

El escándalo que Piqué y Messi callan

Y es que hay un nombre en la plantilla del Barça que empieza poner de los nervios a la directiva. No es otro que el de Luis Suárez. El uruguayo, que llegó hace cuatro temporadas del Liverpool, ha sido el ‘9’ del conjunto azulgrana en las últimos años.

Y, como bien saben en los despachos del Camp Nou, su rendimiento ha ido de más a menos. A medida que se ha ido haciendo mayor –tiene ya 31 años- su juego ha ido mermando.

Si bien es cierto que siempre cumple y acaba siendo uno de los máximos goleadores del equipo temporada tras temporada, en la directiva tienen ya cierta preocupación viendo la baja forma con la que ha llegado después del verano.

Leo Messi y Luis Suárez | EFE

Es más, no es ningún secreto que durante las últimos meses no han sido pocos en la junta de Josep Bartomeu los que han presionado para buscarle una salida al uruguayo. Creen que su mejor momento ya pasó y que, o bien es traspasado ahora o el próximo verano, o se lo ‘comerán’.

De hecho, muchos de los que apostaban ciegamente por el fichaje de Antoine Griezmann lo hacían teniendo en mente que el francés vendría para robarle el puesto a un Suárez que, como bien saben Messi y Piqué, que hacen lo posible para que el tema no vea la luz, tiene ya unos cuantos detractores en la capital catalana.

No se mueve

El problema para Bartomeu y los suyos es que sabe que el ‘gordo’ no se toca. ¿El motivo? Es uno de los mejores amigos de Leo en el vestuario. Y eso, les guste o no a la directiva, es un motivo más que suficiente para moverse con pies de plomo en este asunto.

El argentino ha dejado clarísimo que Suárez no se va. Su química dentro y fuera del césped es total y el de Rosario no quiere ni imaginarse un Barça sin el uruguayo. De momento parece que el ‘10’ se ha salido con la suya y Luis jugará un año más en el Camp Nou. Eso sí, el tema ya está encima de la mesa. Y huele muy mal.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad