"Es un traidor". El lío en el Real Madrid que pone a Isco contra las cuerdas en el Barça llega a Florentino Pérez

stop

Los comentarios sobre el futbolista son demoledores

Se calienta la batalla entre el Barça y el Real Madrid | EFE

22 de marzo de 2017 (21:51 CET)

Sonó para el FC Barcelona en 2013. El mismo verano que fichó por el Real Madrid todos lo situaban en el club catalán. Su declaración pública de amor hacia el Barça (su perro se llamaba Messi) apuntaba a que terminaría jugando en el Camp Nou. Tras ser rechazado, firmó por el eterno rival.

Ahora Isco Alarcón no atraviesa su mejor momento en el Santiago Bernabéu. Zinedine Zidane cuenta con él más que el año pasado, pero no se ha ganado la titularidad. Disputa los choques menos importantes.

Su futuro está lejos del Bernabéu

El malagueño finaliza contrato en 2018 y ya expresó al club que no quiere renovar. No quiere seguir en esta situación. A Florentino solo le queda la alternativa de venderlo cuanto antes si quiere sacar algo por él.

Como era de esperar, el centrocampista volvió a la órbita del club azulgrana. Sin embargo, ahora fueron los jugadores los que vetaron su llegada. Concretamente los internacionales que ya le conocen.

Es vox populi entre los componentes de la roja la mala fama de Isco. Al parecer, todo lo que le sobra como futbolista le falta como persona.

Mal compañero

No son los únicos que lo aseguran. El periodista Juan Luis Galiacho, en el Extraconfidencial publicó hace un tiempo que  "Isco es un jugador de gran calidad técnica pero con grandes dobleces como persona dentro del vestuario, donde se le considera por algunos como un traidor".

Y continuaba: "Isco colecciona informes negativos como persona. Informes que hablan sobre su comportamiento y lealtad como compañero, que le ha ocasionado serios disgustos en el vestuario blanco y también en el nacional".

Los argumentos de los blaugrana siguen la misma línea. Los jugadores que compartieron vestuario con él saben de lo que hablan. Aseguran que su actitud le ha llevado a la suplencia. A convertirse en un problema para Zidane. No quieren que se repita la historia en el vestuario culé.