El veto de Messi a un canterano del Barça

stop

El astro argentino también se ha ganado la fama de 'pequeño dictador' en su país

Messi, Neymar y Luis Suárez se ejercitan juntos en un entrenamiento del Barça en octubre de 2016 | FCB - Miguel Ruiz

13 de octubre de 2016 (19:26 CET)

Lionel Messi tiene mucho poder en el mundo del fútbol. Hace años que lo demuestra en el FC Barcelona. Pero, al parecer, también lleva tiempo ejerciéndolo en la selección argentina de fútbol. En su país, el crack del Barça ha vuelto a salir trasquilado tras la derrota de Argentina a manos de una débil selección de Paraguay (0-1). Messi, lesionado, ni siquiera fue convocado, pero la prensa latina carga contra él porque las convocatorias están plagadas de "los amigos de Messi".

El último caso en salir a la luz consiste en el supuesto veto de un jugador argentino, ex del Barça, que pasó por la cantera azulgrana. Se trata de Mauro Icardi, goleador en el Inter de Milán desde 2013. Icardi estuvo en el fútbol base azulgrana entre 2008 y 2011. En ese tiempo coincidió con el propio Messi, que justo empezaba a despuntar con el primer equipo. No se sabe nada sobre la relación que mantuvieron entonces, pero sí han trascendido líos posteriores.

Es conocido que Icardi le birló la novia a otro ex azulgrana, Maxi López. El primero se acostó con la pareja del segundo y en Italia se montó un jaleo muy gordo del que se aprovechó, salvajemente, la prensa del corazón. Al parecer, Messi se posicionó del lado de Maxi, con quién llegó a compartir vestuario entre 2005 y 2007, tras la lesión de Henrik Larsson. Al parecer, ambos se hicieron amigos, aunque no cuajó y terminó jugando en la Serie A.

Miedo a Messi

Este sería uno de los motivos, según se comenta en Argentina, de que Icardi esté vetado en la albiceleste. El otro motivo, no obstante, apunta también a Messi: el argentino prefiere que vayan sus amigos. Entre ellos destacan el 'Kun' Agüero, Mascherano, el 'Pipa' Higuaín, Di María, Lavezzi... Jugadores con años, venidos a menos en la mayoría de los casos, y que ningún seleccionador se atreve a dejar fuera. No sea que "el pequeño dictador", como llaman a Messi, se vaya a enfadar. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad