El vestuario del Barça raja de Luis Enrique por la espalda 

stop

El debate que se cuece entre bambalinas

Luis Enrique, con cara de pocos amigos, frente a los cabizbajos Messi y Neymar | EFE

15 de noviembre de 2016 (17:04 CET)

No lo entienden. El mercado de fichajes invernal cada vez está más cerca, por lo que el FC Barcelona ya sondea las alternativas para cubrir la demarcación de lateral derecho. Tras la marcha de Dani Alves, la posición ha quedado en deuda.

Luis Enrique Martínez contaba con un relevo natural en el banquillo: Aleix Vidal. El de Puigpelat llegó la pasada temporada como deseo expreso del entrenador asturiano, aunque el fichaje ha sido todo un chasco.

Proveniente del Sevilla y por 18 millones de euros, el catalán llegó el junio de 2015 al Camp Nou. La idea del cuerpo técnico era que Aleix pudiera tapar una posible fuga de Alves. Sin embargo, la llegada del de Valls no fue la soñada.

La insostenible situación de Vidal

Con la marcha del brasileño a la Juventus todo parecía venirle de cara. El catalán era el único lateral diestro natural que Lucho tenía en el banquillo. Aun así, nada ha rodado como el futbolista se esperaba y Sergi Roberto, cuya posición no es la de carrilero, le ha ganado la partida.

Por ello, la situación cada vez es más complicada, ya que para el asturiano, el de Valls es un cero a la izquierda; ni siquiera entra en las convocatorias. Aleix lleva la gran mayoría de partidos viendo el duelo desde la grada.

Esta situación ha encendido todas las alarmas en el club culé. Robert Fernández ya busca a destajo una alternativa de primer nivel, pues la intención es que Vidal levante el vuelo en enero.

Srna, nuevo objetivo en la agenda culé

Al parecer, la última ficha que suena con fuerza para llegar en invierno es Darijo Srna. Tal como desvela TV3, el veterano carrilero croata gana papeletas en la agenda del Barça. A sus 34 años, el del Shakthar Donetsk es un jugador con una amplia experiencia en el futbol internacional.

La opinión de los pesos pesados

Por su parte, esta situación no parece caer en gracia en el vestuario azulgrana. Según desvelan fuentes internas de la plantilla azulgrana, varios pesos pesados del equipo no entienden lo que ha pasado con Aleix.

Vidal llegó después de que Lucho le pidiera expresamente, aunque sin embargo, luego lo ha dejado en la sombra. Alguno de los jugadores considera que el cuerpo técnico no le ha dado al catalán las oportunidades necesarias. No han tenido paciencia con él.

Por ello, el capricho de Luis Enrique ha salido más que caro al club. No solamente por los 18 millones que no se han amortizado, sino también por las faltas en defensa que se han evidenciado en muchos de los partidos disputados.

El club decidió fichar otras piezas, mientras que la secretaría técnica intuía que el asturiano no alinearía a Vidal. Por ello, la demarcación estaba en deuda, pero sin embargo, no atacaron a ningún lateral top.

Ahora, el equipo ha pagado los platos rotos, viéndose superado en defensa en numerosas ocasiones. Desde el equipo, se espera que la situación se revierta cuando antes, dándole aire a Sergi Roberto y atando a alguna pieza de primer nivel para cubrir la demarcación.