El topo de Luis Enrique en el vestuario del Barça

stop

El entrenador asturiano está muy enfadado con las filtraciones desde dentro

Luis Enrique, en rueda de prensa | EFE

12 de octubre de 2016 (20:28 CET)

Las filtraciones siempre han estado en el mundo del fútbol. Lo estaban, lo están y lo estarán. Es cuestión de tiempo que Luis Enrique Martínez lo asuma. O no, porque a cabezonería pocos le ganan. Pero la realidad es que también en su particular búnker dentro del FC Barcelona se producen fugas de información. Y el asturiano lleva un cabreo de tres pares de narices.

Luis Enrique se quedó perplejo cuando, recientemente, vio publicado en un diario deportivo de Barcelona todo el análisis táctico que el Barça hace de sus rivales. Los puntos a trabajar para encontrar las debilidades y forzar los errores del enemigo. Todo muy detallado. Tanto que era imposible que no hubiese salido de su círculo de confianza: los hombres de Lucho.

El técnico asturiano ha puesto los vestuarios y despachos donde trabajan patas arriba. Obsesionado con encontrar a ese chivato, que no hace sino perjudicar el trabajo específico de su equipo. Lucho lo ha dicho una y mil veces: no da según qué informaciones en las previas de sus partidos porque nunca quiere dar pistas al rival. Más claro el agua.

Por tanto, que uno de los suyos facilite determinada información a los medios de comunicación, sabiendo que ello puede ser posteriormente utilizado por los rivales del Barça es algo que enfada, y mucho, al tenso Luis Enrique. El técnico va en busca del topo. Ni siquiera la plantilla está a salvo

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad