La otra realidad de la comparecencia de Gerard Piqué en la concentración de la Roja | EFE

El ridículo de Piqué fuera de cámara que tapa hasta Sergio Ramos

stop

La comparecencia del catalán escondía un secreto

05 de octubre de 2017 (10:23 CET)

Trae cola. La rueda de prensa ofrecida por Gerard Piqué el pasado miércoles en la Ciudad del Fútbol de las Rozas todavía está dando mucho que hablar. 

El central salió ante los periodistas decidido a responder a todas las preguntas con el objetivo de calmar unos ánimos que desde hace unos días están bastante caldeados. Algunos le creyeron, mientras otros aún niegan que dijera una pizca de verdad. Sea como sea, pocos son los jugadores que dan la cara como él.

Sin pelos en la lengua

No se pronunció sobre si es o no independentista pero, entre muchos otros asuntos, el catalán quiso explicar sus declaraciones del pasado domingo, así como opinó de los pitos con los que los aficionados de la Selección española le recibieron en el entrenamiento del martes. “Si me siento a cenar con ellos seguro que después no me pitarán”, opinó el jugador.

También quiso dejar claro que en el grupo de Julen Lopetegui se respira muy buen ambiente y que su relación con Sergio Ramos es “fenomenal”. Incluso adelantó que pronto pasaría a ser socio del de Camas en un negocio que le había propuesto el mismo Piqué.

Al barcelonista se le vio muy seguro de sí mismo desde el momento en que salió ante los medios de comunicación y todo apuntaba que había sido el mismo futbolista el que había pedido salir.

El motivo oculto de su comparecencia

Sin embargo, según asegura el diario El Mundo, fueron los compañeros los que, sutilmente, empujaron al zaguero a salir a la palestra.

Apunta el rotativo que antes de la comparecencia de Gerard se produjeron varias reuniones entre Lopetegui y Ramos, Lopetegui y Piqué, Ramos y Piqué o Lopetegui y el equipo, que terminaron con la decisión de que sería el mismo Gerard el que saldría a calmar los ánimos. En otras palabras, los integrantes del combinado español ‘obligaron’ al culé a salir a hablar para calmar una tensión que, en parte, él había provocado.

Y tan hablado estaba lo que el jugador dijo en la rueda de prensa que incluso a Piqué se le escapó que la “tenía muy preparada”, cuando le preguntaron sobre la selección de Albania, contra la que se enfrenta la Roja, y no supo qué decir sobre el rival.