El Real Madrid arranca la maquinaria anti-Barça: "90 minutos en Granada son 'molto longo'"

stop

Los mensajes desde la capital avisan de un infierno para los azulgrana en el Nuevo Los Cármenes

Luis Suárez manda callar a un jugador del Espanyol ante la presencia de Roco, en el Camp Nou / EFE

08 de mayo de 2016 (20:18 CET)

El Real Madrid no levanta el pie. Fue pitar el colegiado el final del encuentro en el Bernabéu frente al Valencia (3-2) y ponerse la maquinaria blanca en marcha. Los avisos desde la capital llegan altos y claros: hay Liga. Y el Granada es un equipo 'amigo'.

El Barça fulminó todos los fantasmas del tamudazo con cinco goles que silenciaron a un Espanyol impotente. A un Espanyol que la próxima temporada jugará en Primera pero que aparentó ser un conjunto de Segunda. En un derby muy plácido, Messi, Suárez y Neymar destrozaron al equipo de Galca. También marcó Rafinha, que se benefició de un error de Pau López, ridiculizado por la afición azulgrana.

El Barça controló el derby de principio a fin. El temprano gol de Messi, que ejecutó con gran precisión un libre directo, tuvo un efecto terapéutico para el equipo de Luis Enrique. Sin agobios ni urgencias, el líder anuló a un Espanyol muy limitado técnicamente. Poco fútbol y mucho contacto fueron los argumentos del grupo de Galca, que solo encontró el consuelo de la salvación.

Madrid avisa

Messi golpeó primero y Luis Suárez aniquiló al equipo de Galca con dos goles que le permitirán ganar el Pichichi y la Bota de Oro. Después, un errático Pau López regaló el cuarto tanto a Rafinha y el Camp Nou se mofó del portero blanquiazul, el mismo que pisó a Messi en su anterior visita al coliseo azulgrana. Neymar firmó el quinto gol del Barça el día que el tridente recuperó la sonrisa.

Un encuentro que lejos de liquidar la Liga la deja en un mano a mano entre blancos y azulgrana en la última jornada. Los hombres de Zidane visitarán al Deportivo en Riazor, mientras que los jugadores de Luis Enrique se medirán al Granada. Un equipo que no se juega nada después de vencer al Sevilla a domicilio y firmar matemáticamente la salvación. Aún así, desde Madrid avisan: "90 minutos en Granada son 'molto longo'", firma Tomás Roncero, de As, quien recuerda: "El que viene desde atrás bufando, echando el aliento y poniendo nervioso al Barça, es el de siempre, el Real Madrid". La maquinaria anti-Barça arranca a toda castaña.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad