El problema oculto de Dembélé (y grave) que tapa el Barça | EFE

El problema oculto de Dembélé (y grave) que tapa el Barça

stop

El segundo delantero más caro de la historia del club vive una situación límite

13 de febrero de 2018 (21:47 CET)

Al límite. En el FC Barcelona reina la preocupación. Lo vendieron como el fichaje clave para reemplazar a Neymar, pero de momento no funcionado.

Nos la han colado”, apuntan algunas seguidores en las redes sociales. Y es que Ousmane Dembelé todavía no ha demostrado nada para justificar una inversión de 105 millones de euros.

Esa es la cantidad fija que el Barça acordó con el Borussia Dortmund. Al margen hay que sumar otros 40 millones como incentivos variables por el cumplimiento de objetivos.

Y todo ello se ha convertido en una presión brutal para Dembelé. El extremo ya demostró estar abrumado cuando aterrizó en el Camp Nou, donde se le escapaba el balón haciendo toques.

Los nervios de ser el más caro de la historia podían con él. El Barça lo intentó fichar un año antes para ser el cuarto delantero del equipo. Con la idea de que fuese creciendo poco a poco.

Un año más tarde llegaba para ser el recambio de uno de esos tres colosos. Fichar por el Barça era un sueño, pero la misión hubiese asustado hasta al más osado.

Pese a ello, trató no achicarse. Y jugó sus primeros minutos en el Barça con ganas y desparpajo, encarando siempre a los rivales, intentando romperlos. Pero le costaba mucho.

Dembelé: tan veloz cuanto poco efectivo

Lo mejor de Dembelé es su gambada, la velocidad. Pero ni el regate es su fuerte, ni la técnica, ni la precisión de pase o chute.

Después de sufrir dos lesiones importantes –la primera le apartó cuatro meses de los terrenos de juego y la segunda otro mes– reapareció el pasado sábado frente al Getafe en la que, probablemente, fue su peor participación de azulgrana.

Justo antes de la segunda lesión cuajó un formidable partido contra el Celta en el Camp Nou. También entrando desde el banquillo, aunque en aquella ocasión por Leo Messi.

Sin embargo, frente al Getafe dio un recital de todo lo que no debe hacer un extremo: perdió más de 10 balones, erró muchos pases y se resbaló constantemente.

Crisis de ansiedad

Desde el club están preocupados. Hasta el punto que hay quien consideras que Dembelé podría atravesar una crisis de ansiedad.

El delantero galo tiene demasiadas ganas de demostrar su potencial, pero no lo está consiguiendo. Todas las imágenes que hablan sobre él son negativas o de mofa.

Y en el horizonte tiene un reto que se pone feo: Dembelé espera viajar con la selección francesa al Mundial de Rusia. Pero si no logra tener continuidad en el Barça será difícil. 

A todo ello hay que sumar el 'efecto Coutinho'. La llegada del brasileño podía servir para quitarle presión, pero le hace ver que tiene un nuevo rival para ganarse la titularidad. 

Y lo peor de todo es que es obvia la preferencia de Messi y Luis Suárez por Coutinho. En ese sentido, Dembelé se siente un poco ninguneado y solo encuentra sustento de verdad en Umtiti y Digne