El primer desertor del Barça de Valverde: "No sigo"

stop

La llegada del 'Txingurri' dejará más muertos de los inicialmente previstos

El jugador del Barça que dejará el equipo tras levantar la Copa del Rey | EFE

31 de mayo de 2017 (22:07 CET)

Ernesto Valverde será presentado este jueves como nuevo entrenador del FC Barcelona. Como recién llegado, intentará aterrizar sin hacer demasiado ruido y ganarse poco a poco a la plantilla.

El Txingurri es un tipo inteligente que cuenta con un aval nada despreciable, el de Johan Cruyff: "Es de los entrenadores más destacados y prometedores del fútbol español".

Ese no fue el único elogio que le dedicó el Flaco, entrenador suyo de 1988 a 1990: "Cuando era jugador era muy inteligente y siempre me transmitió su interés por el fútbol y por aprender".

Pero congeniar con las estrellas del Barça no es tarea fácil. Especialmente cuando hay que dar órdenes y hacer limpieza en la plantilla.

Los amiguismos de Messi y compañía no serán fáciles de gestionar. Jugadores como Javier Mascherano están en el punto de mira. Pero todo indica que seguirá un año más, a menos que llegue una buena oferta que contente a ambas partes.

Menos bien lo tiene el mejor amigo de Neymar en el vestuario: Rafinha. El futbolista brasileño, a priori, no contará con mucho protagonismo. Lo que le ha llevado a ponerse firme.

"No sigo", dijo recientemente el hijo de Mazinho a miembros de su entorno. Sabe que no tendrá minutos y para Rafa Alcántara lo más importante es jugar. Como le pasaba a Thiago.

Rafinha ha tenido oportunidades y la confianza de Lucho, pero las lesiones le han impedido progresar como esperaba. Ahora, el Barça busca reforzar el centro del campo.

Verratti, la prioridad

El objetivo es Marco Verratti, mientras que Coutinho es la segunda opción. El que venga compartirá espacio con Andrés Iniesta, Ivan Rakitic, André Gomes y Denis Suárez.

Son demasiados jugadores para dos posiciones. Rafinha sería la sexta opción y la principal alternativa del técnico para reemplazar a Messi. Algo que solo ocurre por lesión o sanción.

Es por ello que Rafa Alcántara se mostró tajante al decir que "no hay problema en buscar otro equipo". Lo que más le importa es tener minutos. No muere por un escudo.