El pacto secreto de Neymar con el Barça | EFE

El pacto secreto de Neymar con el Barça (y la bajada de pantalones de Valverde)

stop

Gerard Piqué intermedia para finiquitar el culebrón de los últimos días

24 de julio de 2017 (19:31 CET)

Se queda. Y punto. Así lo afirma Gerard Piqué, tenedor de una de las lenguas más afiladas del fútbol español, pero respetado por ser de los que van de cara. Si lo dice, es por algo.

El defensa del FC Barcelona no hace más que sumar nuevos puntos en su carrera a la presidencia del Barça. Hace de portavoz del equipo, sin ser capitán, puso el patrocinio de Rakuten sobre la mesa de la junta directiva azulgrana y, ahora, resuelve el entuerto con Neymar.

Ha sido un susto. Pero algunos han tenido mucho miedo. Lo que parecía una bomba de humo empezó a tomar cuerpo en los últimos días.

La imagen de una buena parte de la cúpula del Barça, cual séquito, guardando las espaldas de un padre de Neymar altivo y envalentonado dejaba constancia de lo que sucedía. Un terremoto.

El PSG estaba dispuesto a tirar la casa por la ventana por Neymar, aunque desde Francia insistían en que los 222 millones de la cláusula eran demasiado hasta para Qatar. Parece que quedará en nada.

Los rumores han llegado a poner sobre la mesa distintas hipótesis: que el PSG camuflaría el sueldo astronómico a Neymar con un patrocinio individual o que los parisinos utilizaban esta estrategia para intimidar al Barça y que se olvidase de Marco Verratti.

Ahora, y desde Barcelona, ha surgido un nuevo rumor que vendría a explicar la situación. Y cómo se ha terminado de resolver el problema.

Al parecer, Neymar tenía una exigencia clara para seguir en el Barça esta temporada. Y no era económica, sino deportiva. El brasileño quiere a un nuevo compatriota suyo en el equipo.

Coutinho, Lucas o Paulinho

La petición inicial era Coutinho, pero por cifras y condiciones la operación con el Liverpool es muy complicada, aunque el Barça lo intentará hasta el final. Luego entró en juego Lucas Lima, representado por el padre de Neymar. Fuera.

Finalmente, intervino un tercer actor secundario: Paulinho. Desde el Barça mandan un mensaje claro: “Es el jugador que necesita el equipo”.

Ernesto Valverde se ha tenido que bajar los pantalones. No pidió a Paulinho, pero no quiere que Neymar se vaya. Y es el más 'accesible'.

La continuidad de Neymar en el equipo pasa por el fichaje de un brasileño. Tras las bajas en los últimos tiempos de Dani Alves, Adriano y Douglas, Neymar se sentía más solo.

Aunque el ex del Santos se lleva muy bien con Messi, Luis Suárez y Piqué, no tenía a sus grandes cómplices. Solo quedó Rafinha, que podría hacer las maletas este verano.

Tampoco llegaron algunos fichajes que sonaron con fuerza el verano pasado, como Gabriel Jesús, Luan o Gabriel Barbosa, más conocido como Gabigol. Otra decepción. Y más, teniendo en cuenta que finalmente el fichaje fue Paco Alcácer.

Neymar quiere “un amigo” dentro de la plantilla. Y Paulinho es el elegido.