El pacto de los 'capos' del Barça con Luis Enrique antes del Deportivo

stop

El técnico azulgrana cambió sus planes tras reunirse con los pesos pesados del equipo.

Luis Enrique / EFE

15 de octubre de 2016 (18:17 CET)

El Barça solventó el partido del Deportivo sin sobresaltos. Con cuatro goles y un total dominio del duelo. La ausencia de Sergio Roberto no fue un problema para Luis Enrique. El fantasma del Alavés se diluyó muy pronto, con los tantos de Rafinha. Luis Suárez, el máximo goleador del equipo, jugó de entrada después de que los pesos pesados del vestuario le hicieran ver al técnico asturiano que era lo mejor para todos.

Luis Enrique quería reservar a Luis Suárez para el duelo del próximo miércoles con el Manchester City. Ésa era su intención inicial. Quería que el uruguayo descansara después de los compromisos con su selección. Paco Alcácer había sido el elegido, pero algunos futbolistas tuvieron una charla con el técnico. En la misma le recomendaron que alineara de entrada a Luis Suárez para evitar problemas y le diera descanso si el partido se resolvía con muchos minutos de antelación. El plan funcionó perfectamente.

Luis Suárez salió en el once titular. Estuvo combativo como siempre y marcó el tercer gol. En el descanso fue sustituido por Alcácer, que sigue sin marcar un gol con la zamarra azulgrana. En la segunda parte tuvo dos claras ocasiones, pero la suerte le fue esquiva. Topó con Lux, el portero del Deportivo.

El Barça dominó de principio a fin a un Deportivo con muchos problemas para controlar las embestidas locales. El equipo gallego apenas inquietó a Ter Stegen el día que Leo Messi regresó después de tres semanas de baja por sus problemas físicos. El argentino marcó el cuarto gol, tras recoger una asistencia de Neymar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad