El nuevo niño mimado de Luis Enrique en el vestuario del Barça

stop

El entrenador azulgrana ha creado una coraza para proteger a uno de sus jugadores

Luis Enrique da el visto bueno a cuatro fichajes bomba para revolucionar el Barça

01 de octubre de 2016 (21:14 CET)

Paco Alcácer fichó por el FC Barcelona para marcar goles. Sin embargo, no será ese el motivo por el cual le juzgue la exigente parroquia culé. Luis Suárez también tardó en marcar, pero la mayoría coincidía en señalar que el jugador se estaba adaptando bien al sistema, demostraba garra, espíritu de sacrificio y voluntad para asociarse con sus compañeros de ataque. Hay quien se empeña en comparar estos dos casos, pero no hay color por el momento.

Luis Enrique lo sabe, pero después de haberlo pedido y de haber pagado 30 millones de euros por él, no le queda más remedio que darle todo el apoyo del mundo. Y así lo hará. La adaptación al Barça necesita tiempo. Sin embargo, hay jugadores que apuntan maneras y hay otros a los que se les ve completamente desubicados. Pero también Mascherano cantó en su primer partido como centrocampista con el Barça y Arda dejó malos síntomas durante toda la segunda vuelta pasada.

Trato de favor

Es cuestión de tiempo, insiste Luis Enrique. Y por ello ya ha convertido a Paquito Alcácer en el nuevo niño mimado del cuerpo técnico. El delantero tendrá sus oportunidades y el técnico moverá el esquema del equipo si es necesario para encajarlo. Algo que Lucho nunca hizo para facilitar la adaptación de Munir El Haddadi o de Sandro Ramírez, por ejemplo. Ni siquiera con Arda Turan.

Por el momento, Alcácer ha participado en cuatro partidos, jugando de inicio dos de ellos. En uno, su último encuentro, terminó siendo sustituido bien temprano porque el equipo no jugaba a nada, contra el Borussia Monchengladbach. En dos partidos entró como recambio de Luis Suárez, el jugador que ocupa su posición natural. No ha disparado mucho a puerta. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad