El nuevo Messi llama a la puerta del Barça

stop

El joven talento apunta al equipo de Luis Enrique

Messi se ajusta el brazalete de capitán del Barça | EFE

14 de diciembre de 2016 (17:37 CET)

Se cubren las espaldas. El actual proyecto del FC Barcelona tiene fecha de caducidad. En los últimos años, el conjunto culé ha batido records ganando un título detrás de otro.

Sin embargo, los grandes cracks que abanderaron este equipo azulgrana ganador y muy superior a la gran mayoría de rivales, ya empiezan a hacer aguas. La edad les empieza a pesar, por lo que a medio plazo la retirada está sobre la mesa de todos ellos.

De hecho, Xavi Hernández ya ha volado del Camp Nou, Andrés Iniesta empieza a estar muy acechado por las lesiones, Gerard Piqué y Leo Messi están a punto de superar la barrera de los treinta, etc. La fecha de caducidad es insalvable y señala al Barça a medio plazo.

Los relevos no están a la altura

La secretaría técnica ha trabajado a destajo este verano para potenciar el proyecto. Robert Fernández ha atado seis nuevas incorporaciones que refuerzan el fondo de armario.

Aun así, estas nuevas perlas que han llegado y los canteranos que han subido, no convencen. Los recién llegados no se adaptan y los jóvenes talentos no muestran continuidad. No están a la altura de los grandes astros del equipo.

Por ello, los responsables barcelonistas siguen buscando a destajo jugadores que puedan dar continuidad al proyecto ganador a medio-largo plazo.

Desde el club catalán, no solo barren el mercado, sino que La Masía también es una fuente potencial de grandes joyas a tener en cuenta.

La gran perla de La Masía

Uno de los jóvenes más destacados es Seung Woo Lee. El coreano, de 18 años, es la perla sobre la que los responsables azulgranas tienen puesta más confianza. Atacante del Juvenil A, el jugador se configura como el 'nuevo Leo Messi'.

Woo Lee no tuvo una buena adaptación en sus primeros meses en La Masía, aunque cada día que pasa va dejando mejores sensaciones. Por ello, el cuerpo técnico del primer equipo ya le ha echado el ojo y siguen de cerca su evolución en el fútbol base culé.

El coreano pica a la puerta del cuadro de Luis Enrique Martínez, por lo que podría probar y debutar en el primer equipo. Desde el Barça quieren asegurarse las espaldas a largo plazo, para cuando Messi cuelgue sus botas o se marche del Camp Nou