El monumental enfado del padre de Neymar

stop

La familia del delantero del Barça sigue sin resolver sus problemas judiciales

Neymar y su padre, en la Audiencia Nacional | EFE

10 de mayo de 2016 (20:06 CET)

Neymar da Silva Santos, padre del crack del Barça Neymar Jr., está molesto con las autoridades españolas por la deriva del proceso de su hijo que amenaza con eternizar un pleito judicial y le puede costar un buen pellizco económico.

Como es sabido, los problemas del clan Neymar provienen de la complicada cobertura jurídica con que se articuló el fichaje del jugador por el FC Barcelona. Consecuencia de ello, fue la apertura de una investigación en la Audiencia Nacional y el procesamiento del anterior presidente, Sandro Rosell, y del nuevo, Josep Maria Bartomeu, además del jugador y de sus padres.

Los números aducidos por la acusaciónn y la defensa son muy dispares. Según el fiscal, Neymar fue fichado por la cantidad de 57,1 millones de euros, de los que 17,1 millones correspondían a derechos federativos y 40 millones se pagaron a la sociedad N&N, controlada por Neymar padre. A esa cantidad, habría que añadir "7,9 millones  por un acuerdo sobre tres jugadores del Santos (equipo donde jugaba Neymar da Silva Santos Júnior) y 9 millones de euros por dos partidos amistosos". Por si fuera poco, se mantuvieron en secreto otros contratos que el fiscal entiende que eran pagos de salario encubiertos, "por lo que no se conoce el destino real de los 40 millones de euros supuestamente pagados al jugador o sus representantes legales".

Siete contratos

En el entorno blaugrana se asegura que hubo siete contratos, cada uno de ellos realizado con un objetivo diferente "que nada tenía que ver con la ficha del jugador", según fuentes de la dirección culé.

Neymar padre, en cambio, no pierde oportunidad para criticar a la justicia española. "Lo que dice, y con toda la razón, es que todo el dinero que se manejó entre los Neymar y el Barça fue legal. No hubo comisiones u operaciones raras a través de empresas de paraísos fiscales. Y él declaró hasta el último céntimo en Brasil, por lo que pagó allí los respectivos impuestos. Por eso ahora no comprende que aquí se quiere hacer pagar por la operación de nuevo, ya que no se pueden pagar impuestos dos veces por una misma operación", explica una fuente del club culé. El problema es que si el dinero cotiza como IRPF del futbolista, la cantidad a abonar sería sustancialmente más abultada que la que ha tributado en concepto de otros impuestos.

Para mayor abundamiento, el fondo de inversiones DIS, que tenía un contrato con el jugador, considera que tiene derecho a un 40% del dinero que el Barça pagó al clan brasileño, por lo que si se demuestra que lo cobrado era efectivamente en concepto de salarios, sus derechos se aplicarían sobre los 83,3 millones a que ascendería el monto de todos los contratos firmados entre el Barça y la familia Neymar (esa es la cifra fijada finalmente por el juez).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad