Ernesto Valverde se gana al primer enemigo en el vestuario culé | EFE

El lío de un crack del Barça con Valverde (“Que me lo diga a la cara”)

stop

Al Txingurri se le viene otro problema encima

11 de agosto de 2017 (11:28 CET)

Con la mosca tras la oreja. La preocupación crece cada día para Gerard Deulofeu. Al futbolista le traen loco las informaciones acerca del posible fichaje de Ousmane Dembélé por el FC Barcelona.

El jugador regresó en julio por tercera vez al conjunto catalán, después de haberlo abandonado en el 2013 rumbo al Everton y en el 2014 con destino Sevilla. En el 2015 volvió al Everton, desde donde un año después recaló en el Milan.

Sus actuaciones en el conjunto rossonero convencieron a Robert Fernández y a los responsables culés para repescarlo por tercera vez.

Vuelta a casa

En un principio el futbolista no venía para ser titular, pero la salida de Neymar Jr le abrió las puertas del once de Ernesto Valverde. Actualmente es el único jugador con el perfil necesario para ocupar la banda.

Pero al técnico no le convence el canterano y por eso insiste en la incorporación de Dembélé. El galo es el elegido del Txingurri para suplir a Neymar.

Y es que la realidad es que Valverde nunca pidió a Deulofeu y sus intenciones no pasan por que el de Riudarenes sea titular. Tan poco cuenta con el delantero que algunas voces en el club señalan que el míster ha propuesto incluirlo en fichaje del delantero del Borussia Dortmund.

Indignado

Unos rumores que han llegado al extremo culé y que han sacado su lado más desafiante. “Que me lo diga a la cara”.  El canterano no está dispuesto a entrar en ninguna operación que le pueda sacar del equipo blaugrana.

Si Deulofeu decidió aceptar la propuesta del Barça fue para graduarse por fin con el primer equipo, no para servir de moneda de cambio en ninguna operación.

Con todo, el extremo anda muy pendiente de los posibles movimientos que se puedan producir en los próximos días. El club ya le dejó tirado en el 2014 por orden de Luis Enrique y no dudará en pagar al club con la misma moneda si se siente ninguneado de nuevo. Mucho ojo.