Leo Messi lanza una bomba| EFE

El jugador del Barça que enfrenta a Messi con Valverde

stop

La gestión de vestuario del 'Txingurri' genera las primeras tensiones

18 de septiembre de 2017 (11:10 CET)

Ernesto Valverde parece que no ha entrado con mal pie en el FC Barcelona. Pese al desastre de la Supercopa de España, cayendo a manos del Real Madrid, las cosas van a mejor.

El Barça es líder en solitario de la Liga con cuatro victorias en cuatro partidos. Su principal rival, el Real Madrid, ya se ha dejado cuatro puntos y figura en cuarta posición.

El Txingurri tiene claro que el nuevo Barça debe aprender a ser resultadista, algo que no logró Luis Enrique el curso pasado, al tirar muchos partidos aparentemente sencillos por la borda.

Valverde sabe mover el banquillo y sacar lo mejor de los jugadores que entran en el segundo tiempo. Denis Suárez y Paulinho lo demostraron frente al Getafe.

Sin embargo, en el staff técnico azulgrana están preocupados. Han detectado una nueva alarma tras la dura lesión de Ousmane Dembelé.

Preocupa, y mucho, el rendimiento de otro de los intocables: Luis Suárez. El mejor amigo de Messi está en el punto de mira. Lleva un gol en cinco partidos y Valverde piensa en darle descanso.

Denis y Paulinho piden paso

Esta información ha llegado a oídos de Messi y no le ha sentado nada bien. El astro argentino quiere siempre al uruguayo cerca en el campo. Pero es cierto que no anda tan fino como antes.

Valverde empieza a pensar en un estilo de juego donde imperen los centrocampistas. Jugadores que mueven el balón rápido, al primer toque y en espacios pequeños, con Messi de falso nueve.

Tras la lesión de Dembelé, Suárez tiene que tener minutos por fuerza ya que las demás alternativas tampoco convencen: Paco Alcácer no encaja y Deulofeu está verde.

Sin embargo, el joven canterano catalán está llamado a tomar protagonismo con la baja del extremo francés. Pero Valverde cada vez más piensa en dar minutos a Denis y Paulinho.

Un nuevo Barça muy diferente hace amago de aparecer en los próximos cuatro meses. Y Luis Suárez también tendrá que ponerse las pilas.