El jugador del Barça que dejó plantado al equipo en el vestuario

stop

Luis Enrique y algunos futbolistas, molestos con la actitud de un compañero 

Javier Mascherano, Gerard Piqué, Arda Turan y Jordi Alba en un entrenamiento del Barça | EFE

11 de abril de 2016 (15:22 CET)

La plantilla del FC Barcelona todavía alucina con sus prisas. El pasado martes, tras derrotar al Atlético de Madrid por 2-1 en un partido muy tenso, Arda Turan entró a toda velocidad en el vestuario del Camp Nou y se duchó en apenas cinco minutos. Pronto, demasiado tal vez, abandonó a sus compañeros y fue al encuentro de los futbolistas del equipo de Simeone, con quienes compartió impresiones y vivencias del pasado. Su actitud no sentó demasiado bien en el Barça.

Arda Turan, según ha podido saber GOL, echa de menos Madrid y, sobre todo, al Atlético. En el Calderón fue un jugador muy querido por su talento y su entrega. En el Barça, en cambio, interpreta un papel muy secundario. El centrocampista turco sigue sin adaptarse al guión de Luis Enrique y el equipo sufre mucho cuando él juega como interior. El Barcelona, con él en el campo, padece muchos desajustes.

Adaptación difícil

El delantero internacional se perdió el primer tramo de la temporada por culpa de la sanción de la FIFA al Barça. En enero, Luis Enrique le dio las primeras oportunidades. El técnico era consciente que su adaptación al particular estilo del Barcelona no sería sencilla. Lucho quiere que los centrocampistas se multipliquen en ataque y en defensa. Exige largos recorridos, como bien sabe Iniesta, que tuvo que reciclarse.

Con Arda Turan en el campo, el Barça es más vulnerable. El turco tiene muchos problemas para defender. En el Atlético, en cambio, se sentía mucho más arropado en el equipo. De su experiencia en el Camp Nou y de sus problemas habló con sus antiguos compañeros. Prefirió charlar con ellos que analizar las causas de los sufrimientos del Barcelona en el partido de ida de la Champions. Seguramente, si pudiera rebobinar seguiría en el Calderón. En el Barça no es feliz.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad