El juego sucio de Mascherano para sacarle más dinero al Barça

stop

El futbolista marea la perdiz con su futuro a la espera de recibir un aumento

Javier Mascherano, en rueda de prensa

01 de junio de 2016 (12:17 CET)

Javier Mascherano ha dejado su futuro en el aire. En un principio todo apuntaba a que las dudas sobre su continuidad en el Camp Nou respondían al miedo de terminar entre rejas por sus frentes judiciales abiertos con Hacienda. En las últimas horas, sus movimientos dejan caer que no deja de ser una cuestión de reconocimiento.

Los problemas judiciales son un argumento, sí, como también los rumores sobre el fichaje de un central que le restarían minutos, y su intención de jugar en el centro del campo. Pero gana fuerza el argumento salarial. Nunca se ha quejado, pero está molesto por el buen trato que da la entidad a otros compañeros antes que a él. Quiere una solución. Y presiona con ofertas de terceros.

Cláusula de 100 millones

El Barça declara a Mascherano intransferible. Los responsables de la entidad han prometido una revisión contractual al jugador. Hay intención de mejorar sus condiciones, pero más adelante. Recuerdan, además, que si quiere irse debe pagar su cláusula, 100 millones de euros. Demasiado dinero. Así que toca esperar, y el jugador se impacienta.

El balón está en el tejado del Barça. El entorno del jugador, sin embargo, prepara un nuevo ataque, que incluye la presentación de las ofertas que tiene sobre la mesa para presionar con el aumento. Sería un gesto definitivo y dejaría claras las intenciones del jugador ejemplar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad