El grave error del Barça con el fichaje de Paco Alcácer

stop

La dirección deportiva y el cuerpo técnico se precipitaron con el cuarto delantero

Thorgan Hazard bate a Ter Stegen en su regreso a Monchengladbach con el Barça | EFE

28 de septiembre de 2016 (22:21 CET)

Puede ser ventajista decirlo tan pronto. Puede terminar saliendo bien. Sin embargo, y a priori, cada vez más se confirma como un grave error de la dirección deportiva y el cuerpo técnico del FC Barcelona la contratación de Paco Alcácer. Tanto por las prestaciones del jugador en relación con las necesidades del equipo, como por el coste de la operación: 32 millones de euros. El de Torrent fue titular contra el Borussia Monchengladbach, pero terminó siendo sustituido a los 54 minutos por Rafa Alcántara, cuando el Barça iba perdiendo (1-0). A los 20 minutos del segundo tiempo, los de Luis Enrique le dieron la vuelta al marcador (1-2). Arda Turan ('65) y Gerard Piqué ('74) anotaron los goles. 

Alcácer es un buen futbolista. Un jugador de área. Un goleador. Es por este motivo que estaba valorado en 30 millones de euros, un precio acorde a la situación del mercado actual. Sin embargo, para un Barça inmerso en una serie de dificultades económicas, la contratación del ariete valenciano era más que prescindible. No solo por lo económico, sino muy especialmente por las prestaciones deportivas que el jugador puede aportar al Barça.

Nolito o Dembelé

Paco Alcácer es el recambio natural de Luis Suárez, un delantero de 29 años que quiere jugarlo todo. Y por su voracidad goleadora, es casi una obligación para Luis Enrique que lo juegue todo. ¿Pero y si se lesiona? ¿Y si Luis Suárez es sancionado? En ese caso cobra importancia el fichaje de Alcácer. Pero es el único caso en el que puede ser así. La verdadera necesidad del Barça para la delantera no era un nueve puro, era un delantero con movilidad y facilidad para las bandas.

Nolito era la prioridad, y en ese caso Luis Enrique tenía toda la razón. Nolito, como Dembelé –el otro delantero que ha sonado mucho en los últimos días–, podía jugar por Neymar –aunque también Arda puede hacerlo– y podía jugar en la banda derecha de Leo Messi, el intocable que nunca descansa. Pero que también puede lesionarse. Como ha ocurrido ahora. El Barça necesitaba a un jugador que asumiese ser suplente, pero que tuviese opciones de jugar tanto en ausencia de Suárez, como en ausencia de Messi y Neymar.

Rafinha y Arda

Es por este motivo que cobraba mucho más sentido la opción de fichar a un jugador de banda. Porque Luis Suárez raramente se irá a la banda para que Paco Alcácer ocupe el centro. Su centro. Sin embargo, en caso de faltar Suárez, Messi sí que podría volver a ese puesto de falso nueve que tanto ocupó con Pep Guardiola en el banquillo azulgrana. Con Messi por el medio, un jugador de banda podría cubrir la diestra. Con Suárez por en medio y sin Messi, también.

Rafinha y Arda Turan están mucho más preparados para ejercer ese papel. El turco sufre más por la derecha, pero con el gol en Monchengladbach demuestra que está en un momento dulce. El segundo de los Alcántara es, sin duda, el recambio principal de Messi en la plantilla. Pero en Alemania ambos demostraron que pueden alternar sus posiciones con garantías

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad