El fichaje prohibido del Barça

stop

El futbolista soñado por Luis Enrique obligaría a tirar la casa por la ventana

David Alaba | EFE

29 de junio de 2016 (20:51 CET)

Siempre hay un futbolista que todo club quiere tener en sus filas. En la delantera, ¿quién no querría tener a Leo Messi o Luis Suárez? Andrés Iniesta, Sergio Busquets y Luka Modric también son jugadores a los que ningún club sería capaz de dejarles sin sitio en el once de gala. El Bayern de Múnich también tiene algunos de esos jugadores intocables. Manuel Neuer en la portería y otro que se ha convertido en una de las piezas más codiciadas del mercado: David Alaba.

Alaba es uno de los caprichos imposibles de Luis Enrique. Tiene todas las cualidades que el técnico asturiano busca, y la polivalencia para abarcar distintas posiciones básicas para el Barça. A sus 24 años, es el mejor lateral izquierdo del mundo y su valor de mercado no es tan elevado: unos 45 millones de euros. Otra cosa es lo que pide el Bayern. El doble.

El Barça podría estar en condiciones de hacer un gran desembolso por un solo jugador este verano, pero considera más importante cubrir los recambios en la delantera para cuando falle –o se canse un poco de más, como en abril– la MSN. Además, el Real Madrid amenaza con dar guerra por el austríaco, cuyo contrato expira en 2021.  

Precio prohibitivo

Alaba sería perfecto si el Bayern no pidiese esos 80 millones, porque además de ser competencia para un Jordi Alba un poco despistado últimamente, puede jugar en dos posiciones clave para el Barça: de central, donde Gerard Piqué es el único intocable –a falta de lo que pueda pasar con Mascherano–, y de pivote defensivo, dando descanso a Busquets.

Al haber estado a las órdenes de Pep Guardiola en el Bayern durante tres años, Alaba tiene muchos automatismos que encajarían a la perfección en el esquema de juego del Barça. De hecho, en la última etapa, Pep contó con Alaba para jugar como centrocampista, igual que hacía con Philipp Lahm. Y es que Alaba tiene además velocidad, un disparo potente y gol.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad