El fichaje de Valverde que no quiere venir al Barça por culpa de Neymar

stop

El futbolista se niega a vestir la camiseta azulgrana con el brasileño en el equipo

12 de junio de 2017 (12:57 CET)

Le ha costado mucho llegar a donde está. Gerard Deulofeu no lo ha tenido fácil desde que se consagró en el Barça B y dio el salto al primer equipo.

Fue en la temporada 2013-14, cuando el canterano dejó el Miniestadi para jugar en el Camp Nou, pero no llegó a tener oportunidades a las órdenes del Tata Martino, que ese año ocuparía el banquillo culé.

Empieza su periplo por Europa

Deulofeu se fue cedido al Everton, donde no logró cuajar una buena temporada. El futbolista llegó como una gran estrella pero poco a poco fue perdiendo protagonismo hasta terminar el curso y regresar al FC Barcelona.

Todo apuntaba a que iba a ser uno de los hombres a vigilar en el conjunto de Luis Enrique, pero el técnico decidió 15 días después de la llegada de Gerard que no tendría sitio en su equipo y el club lo cedió al Sevilla.

Gerard volvió a la ciudad condal al año siguiente después de pasar desapercibido por el Ramón Sánchez Pizjuán, pero seguía sin tener sitio en can Barça, con lo que los responsables volvieron a cederlo al Everton, donde cumplió una temporada y media antes de recalar en el Milan en el pasado mercado invernal.

¿Regreso a casa?

Allí, el delantero, ha logrado convertirse en un hombre importante para el conjunto rossonero. El canterano culé ha dado un paso importante adelante en su carrera y hace unas semanas ya sonó como uno de las primeras incorporaciones al grupo de Ernesto Valverde. Los responsables deberán pagar 12 millones al conjunto de Livepool para repescarlo.

Sin embargo, hay un peso pesado en el vestuario blaugrana que barra al delantero el regreso a Les Corts.

Neymar da Silva no quiere competencia en el equipo, y mientras Paco Alcácer continúe en el equipo los minutos y las oportunidades para Deulofeu serán muy limitadas.

En este sentido, el atacante no quiere perder la condición que sea ganado el Milan y tampoco dar un paso atrás de nuevo en su carrera. Gerard quiere mantener el impulso que ha cogido en los últimos meses, y sabe que en mientras en el Camp Nou esté Neymar y los hombres del tridente, tendrá muy difícil su entrada en la dinámica del equipo.