Leo Messi | EFE

El engaño de Messi (y Luis Suárez está metido en el lío) que arrasa el Barça

stop

El top secret en el equipo culé que tiene muy mala pinta

14 de marzo de 2019 (10:16 CET)

Partidazo del Barça. El equipo culé pasó por encima del Olympique de Lyon este miércoles en la vuelta de los octavos de final de la Champions League (5-1).

Ahora el equipo de Ernesto Valverde ya espera rival en cuartos. Veremos  que depara el sorteo el próximo viernes. Ajax, Oporto, Manchester City, United, Juventus de Turín, Tottenham y Liverpool son los posibles rivales.

Un partido en el que tuvo un protagonismo especial, como suele ocurrir de forma habitual, fue Leo Messi. El argentino cerró la noche con dos goles y dos asistencias. Algo que, aunque parezca mentira, nunca había firmado en un solo partido. El argentino ha marcado hat tricks, pókeres y algún repóquer de goles, pero nunca dos tantos y otros dos pases de gol.

Un Barça muy justito

Así las cosas, en la ciudad condal la felicidad está desatada. Y no es para menos. Mientras el Real Madrid ha dicho adiós a casi todo, el Barça sigue optando a todo y está a unos pocos partidos de sumar el tercer triplete de su historia.

Sin embargo, no todo es oro lo que reluce en el conjunto azulgrana. Los culés pasaron por encima del OL, sí, pero los galos no dejan de ser un equipo europeo de medio pelo. Y es que a pesar del resultado, los catalanes no dieron el nivel que se necesita en una competición tan exigente. Y pocas veces se ha visto esta temporada que lo tengan.

Miedo en el Camp Nou

Asimismo, el hecho de que la grada culé se quedara en silencio con el 2-1 del Lyon demuestra que entre muchos seguidores corre la misma opinión. Desde ese momento hasta el 3-1 de Messi la angustia y la tensión en el feudo culé se podía palpar con los dedos de la mano. Algo que no hubiera ocurrido si la parroquia culé las tuviera todas con el equipo.

Leo Messi y Phillippe Coutinho | EFE

De momento Messi, con sus actuaciones, tapa las carencias y la realidad de los de Ernesto Valverde. Pero lo cierto es que el equipo no está para ganar la Champions. Jugadores como Ivan Rakitic o Luis Suárez dejaron preocupantes síntomas de cansancio. Y Phillippe Coutinho sigue muy lejos de ser ese jugador decisivo que se esperaba que fuera. Y si Ousmane Dembélé vuelve a estar lesionado, la cosa no pinta nada bien.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad