El crack que deja plantado a Florentino Pérez para llamar al Barça ("Quiero jugar con Messi")

stop

El galáctico que elige rechaza al Real Madrid

Leo Messi mueve los hilos en uno de los fichajes del FC Barcelona | EFE

26 de abril de 2017 (09:35 CET)

Dolió. La eliminación de la Champions League a manos de la Juventus de Turín fue un golpe muy duro para el FC Barcelona.

Los de Luis Enrique llegaban a la ida llenos de confianza después de haber remontado al Paris Saint Germain (6-1). Sin embargo, una primera parte nefasta y una Juve que salió a por todo dejó el cruce listo para sentencia.

En urgencias

En el partido de vuelta en el Camp Nou no hubo milagro, los culés no pasaron del empate a cero y quedaron apeados de la máxima competición europea.

El pesimismo invadió a muchos, que vieron como se  iba la temporada. Fuera de la Champions y con la Liga casi imposible, amenazaba en la ciudad condal el hecho de terminar la temporada aspirando solo a la Copa del Rey. Con el temor añadido de la posibilidad de perder  ante el Alavés y acabar el curso con un ridículo espantoso.

Punto de inflexión

Pero el clásico lo cambió todo. Los de Luis Enrique lograron llevarse os tres puntos a 12 segundos del pitido final y reavivaron una competición que parecía sentenciada. Ahora los blaugrana son líderes, y aunque el Madrid tiene un partido pendiente, también es cierto que disputa las semifinales de la Liga de Campeones. Y eso desgasta.

Un partido, el del Madrid, del que nadie perdió detalle. Concretamente uno de los futuribles del conjunto azulgrana.

Efecto colateral

El club hace semanas que anda tras los pasos de Marco Verratti. El centrocampista del PSG hace tiempo que interesa en can Barça, y de hecho hasta Xavi e Iniesta lo han declarado como el gran sucesor en el centro del campo.

El Barça lo había tanteado, pero el italiano no se pronunció. Marco quiso esperar. No veía un proyecto de garantías en el Camp Nou y no estaba dispuesto a dejar el conjunto francés por un equipo a la deriva.

Pero el Real Madrid-Barça le hizo cambiar de opinión. Verratti se quedó prendado de la actuación del equipo y del héroe del partido. "Quiero jugar con Messi". El futbolista tiene claro dónde quiere situar su próximo destino.

El trabajo lo tendrán ahora en la directiva para convencer al club de la Ligue 1. En el Parque de los Príncipes no venden con facilidad, y menos al equipo que les humilló en Europa. Transfermarkt tasa al jugador en 40 millones de euros, pero desde París aseguran que no saldrá por menos de 60 'kilos'. El culebrón está servido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad