Dembélé se entera de todo: traición en el Barça (o la reunión más secreta) | EFE

El crack del Barça que saca los colores a Dembélé

stop

El rendimiento de un jugador con menos oportunidades altera la jerarquía azulgrana

15 de septiembre de 2017 (16:21 CET)

El partido del FC Barcelona ante la Juventus mostró un gran contraste en el nivel actual de diferentes futbolistas en la plantilla de Ernesto Valverde. Los rendimientos de los jugadores azulgranas son muy dispares y dan lugar a las odiosas comparativas.

El excepcional estado de forma de Leo Messi, por ejemplo, es totalmente opuesto al de un Luis Suárez que parece tener una nube negra sobre su cabeza en el último mes.

La mayor diferencia en el impacto sobre el campo que producen dos futbolistas, no obstante, se refleja en dos jugadores diametralmente opuestos y cuya situación en la plantilla no podría estar en puntos más distantes.

El ying y el yang

Ousmane Dembelé acaba de aterrizar en Barcelona con el sambenito de ser la próxima gran joya culé, pero las primeras impresiones en el campo han sido la de un futbolista que necesita tiempo para adaptarse y generar peligro al equipo rival.

Lejos de marcar la diferencia desde el minuto uno, el extremo francés se mostró encorsetado en el sistema diseñado por Ernesto Valverde, y fallón en los controles. Necesita espacio para explotar su velocidad y acusa el juego de toque barcelonista.

En el minuto 71 dejó su puesto a Sergi Roberto, y la actuación del canterano en esos escasos 20 minutos resultaron mucho más efectivas que las del once culé.

Sergi Roberto ha sido el salvavidas del Barça en las últimas temporadas. Su inmensa capacidad para leer el juego y desenvolverse dentro del campo permitió que se adaptara al lateral derecho para suplir el enorme hueco dejado por Dani Alves.

Con el fichaje de Nelson Semedo, no obstante, el de Reus ha podido volver al centro del campo. Pero no parece tener hueco en el once titular. Corre peligro de convertirse en el jugador número doce.

Recuperar su lugar natural le lleva a tener menos minutos de juego, pero sus buenas actuaciones ya suscitan el clamor de la afición y del propio vestuario. Merece más oportunidades.

Dembelé goza de la titularidad inmediata recién llegado a Barcelona sin terminar de convencer en sus primeros partidos. Sergi Roberto, mientras tanto, tendrá que seguir trabajando y rindiendo al mismo nivel que está mostrando en estos momentos.