El crack del Barça que le canta las cuarenta a Luis Enrique

stop

Un futbolista del primer equipo pide explicaciones al técnico tras ser desmantelados por el Alavés

Luis Enrique, con cara de pocos amigos, frente a los cabizbajos Messi y Neymar | EFE

11 de septiembre de 2016 (18:45 CET)

La derrota del FC Barcelona contra el Alavés es de las que dejan cicatrices. Tercera jornada de Liga y los de Luis Enrique suman la primera derrota. El Real Madrid de Zidane se monta en el liderato, amparado por un proyecto mejorado, que por vez primera en mucho tiempo da la sensación de seriedad: un equipo que busca ganar jugando bien, se olvida de fichar grandes estrellas para tan solo mejorar la plantilla con dos retoques y recupera la españolización del club.

Luis Enrique pretende lo mismo en el Barça –nueve jugadores españoles más Messi y Rafinha, que son de la casa, por 10 del Real Madrid–, pero lo cierto es que su apuesta por la cantera va a menos para priorizar la cartera: los 122,75 millones de euros gastados en fichajes son la segunda cifra más alta de inversión en la historia del club azulgrana.

En este escenario se dirimen algunas de las claves de la nueva Liga, donde a Lucho le salió rana la apuesta por las rotaciones. Solo jugaron cuatro titulares habituales contra el Alavés, cosa que provocó que algunos pesos pesados de la plantilla clamasen al cielo. Sergio Busquets, tercer capitán del Barça y hombre de confianza para Luis Enrique, ha tenido unas palabras con el técnico.

Sin alzar la voz

El futbolista de Badía necesitaba respuestas porque no entendía lo que pasó frente al Alavés. De vez en cuando ocurren este tipo de sustos, pero en el vestuario se dispararon las alarmas cuando vieron la alineación. Los jugadores saben que hay experimentos demasiado arriesgados y que las rotaciones nunca deben suponer más de dos cambios por línea. De hecho, lo ideal es solo uno. Lucho, en cambio, montó una defensa inédita con tres no habituales.

Curiosamente, el que más falló fue el más habitual de los cuatro defensas: Javier Mascherano. Aunque Lucas Digne evidenció que, pese a apuntar maneras, todavía está verde –sus desviados centros al final del partido y el chute de última hora que realizó en lugar de buscar a los cracks son un aviso– y Aleix Vidal recordó porque Sergi Roberto le ha quitado el sitio sin pestañear. El de Puigpelat es una autopista. Busquets cantó las cuarenta a Lucho. Sin alzar la voz, le dio su opinión. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad