El crack del Barça que deja en ridículo a Benzema (y a Florentino Pérez)

stop

El presidente blanco se atraganta con sus palabras en cada jornada

El ridículo de Karim Benzema se repite cada semana | EFE

13 de febrero de 2017 (14:07 CET)

"No, ya tenemos a Benzema. Él y no otro será el delantero que marcará la diferencia en los próximos años". En la directiva del Real Madrid le rechazaron. Karim Benzema la apuesta de futuro de Florentino Pérez.

Los años ponen a cada uno en su lugar. Florentino ahora intenta vender como sea al francés mientras en el Camp Nou disfrutan con los goles de Luis Suárez cada fin de semana.

No solo en el Camp Nou. Este fin de semana, por ejemplo, en Álava vieron al paraguayo anotar dos tantos y apuntarse dos asistencias. Mientras tanto, en Pamplona, Benzema todavía está buscando su sitio en el terreno de juego.

En otras palabras, Suárez es todo lo que querían que fuera Benzema y nunca fue, es ni será.

Las comparaciones expresan la evidencia

Los números hablan por sí solos. Suárez, en cuatro temporadas, suma 109 goles en 128 partidos, con un promedio de 0,85 tantos por partido.

El galo, en cambio, cumple su octava temporada en el Real Madrid, después de anotar 173 goles en 344 partidos, con un promedio de 0,51 tantos por encuentro.

El francés nunca pasó de los 0,62 goles por partido excepto en la temporada pasada, en la que anotó 0,80 goles en cada choque. Los mejor de todo es que desde Madrid se empeñan en compararlos, cuando es evidente que el culé se come al merengue.

Cuestión de goles

Sin ir más lejos, esta temporada el 'cazador' es pichichi con 18 goles, mientras el ariete madridista suma tan solo cinco goles. Los mismos, por cierto, que su suplente, Álvaro Morata.

Los números del barcelonista dejan en evidencia los de Benzema, el gran fichaje del Madrid.

El dirigente incluso aseguró que Luis nunca triunfaría en el Barça. Fue justo después de que el delantero rechazara la oferta blanca. Ahora Florentino es esclavo de sus palabras. El uruguayo le deja en ridículo partido tras partido.