El crack del Barça al que Valverde quería cargarse (y el vestuario no se lo permitió)| EFE

El crack del Barça al que Valverde quería cargarse (y el vestuario no se lo permitió)

stop

El técnico chocó con los pesos pesados de la plantilla

04 de septiembre de 2017 (17:54 CET)

Una de las primeras peticiones que realizó Ernesto Valverde al llegar al vestuario azulgrana fue muy contundente. Había que reforzar la defensa.

Durante la etapa de Luis Enrique, el asturiano se vio obligado a reinventar a Sergi Roberto en el lateral derecho por la falta de confianza en Aleix Vidal y de un suplente de garantías.

En el eje de la zaga, Mathieu se convirtió en un motivo de pánico cada vez que saltaba al campo y Mascherano mostró que su exitosa reconversión no daba para rendir al más alto nivel una vez las piernas comienzan a fallarle.

Por ese motivo, el Txingurri fue claro, había que hacer una limpieza en el centro de la defensa y fichar un futbolista que aumentara la competencia y el nivel de la retaguardia.

La oposición frontal del vestuario

La directiva escuchó a su técnico y se lanzó a la caza de una solución de garantías. Con lo que no contaron entrenador y dirección deportiva fue con la oposición frontal que emanaría del vestuario.

Leo Messi y Gerard Piqué vetaron la salida de Javier Mascherano, y eso bloqueó la llegada de Iñigo Martínez. El club azulgrana lo tenía todo hecho con el txuri urdin y a última hora –igual que ocurrió con Jean Seri- desestimó su fichaje.

Mascherano es uno de los jugadores más próximos a Messi y el diez azulgrana no quiso que saliera del equipo. Al igual que ocurrió en su día con Pinto, la política de contentar a Messi primó al rendimiento deportivo.

En el caso de Piqué, los motivos son claros. El central no quiere competencia en su puesto. Ante los avisos de dos de los pesos pesados del vestuario, la directiva obvió el deseo de su técnico. Valverde tendrá que manejarse con Javier Mascherano y Thomas Vermaelen como centrales suplentes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad